La asociación ha solicitado vallas adicionales en los puentes de Vía Roma. / Kamarero
Publicidad

La Asociación de Vecinos ‘La Parrilla’, del barrio de San Lorenzo, celebró asamblea general ordinaria, conforme a sus estatutos, el viernes pasado, y su presidente, Félix Maroto, basó su informe principalmente en dar a conocer el resultado del encuentro que el mismo y otros miembros de la directiva habían mantenido el lunes con la alcaldesa Clara Luquero y los integrantes de su equipo de gobierno. Precisamente, una de las últimas reclamaciones del barrio, la instalación de vallas adicionales en las aceras de los puentes de Vía Roma sobre los ríos Eresma y Ciguiñuela, parece que ha sido bien acogida por los responsables municipales.

Maroto valora el interés que tanto Luquero como el resto de concejales han puesto en esta cuestión que tiene por finalidad mejorar la seguridad y evitar accidentes de gravedad.

“La alcaldesa entiende que las vallas son importantes porque hay un desnivel con la calzada y cualquier tropezón o resbalón puede ocasionar un accidente, más grave si en ese momento pasa algún vehículo”, sostiene el presidente de la asociación vecinal.

En este sentido, señala que Luquero se ha mostrado dispuesta a estudiar la posibilidad de incorporar el coste de la instalación de las vallas a alguna partida presupuestaria del Ayuntamiento.

La regidora, que inicialmente estaba acompañada de concejal de Obras, Miguel Merino, de la de Seguridad, Raquel de Frutos, y del de Medio Ambiente, Ángel Galindo, expuso a los integrantes de la directiva el proyecto para ampliar el polideportivo ubicado en la zona de Las Nieves del barrio, incluido en el presupuesto de este ejercicio.

Desde ‘La Parrilla’ también se reclamó la continuidad del proyecto de alumbrado de la calle Luis Sancho Cantalejo, paralela al cauce del Eresma, porque se instalaron cuatro farolas en 2019 con una partida de algo más de 14.000 euros de los Presupuestos Participativos pero el colectivo vecinal considera “que no tiene sentido que solo una parte de la calle tenga alumbrado”.

Como el encuentro se celebró el lunes por la tarde, que es cuando tienen lugar las reuniones de trabajo del equipo de gobierno del Ayuntamiento, se fueron incorporando el resto de concejales que integran el gobierno municipal, una buena ocasión para que la directiva de la asociación conociera personalmente a los ediles que se han incorporado en este nuevo mandato.

Asociacionismo

Maroto reconoce que la asistencia a la asamblea del viernes fue escasa pero admite que el orden del día (lectura del informe del presidente y estado de cuentas a 31 de diciembre) no suscitaba demasiado interés entre los más de 750 socios, que por otro lado no han parado de crecer en los últimos dos años, una buena noticia a pesar de las bajas anuales por defunción.

La asociación está saneada pese a la reducción en 2019 de la subvención municipal en 3.000 euros, lo que ha generado un déficit de 500 euros “asumible”, según la directiva.