El secretario general de UGT Servicios Públicos en Castilla y León, Tomás Pérez Urueña, el secretario de Acción Sindical y del Sector Autonómico de UGT-SP de Castilla y León, Carlos Arenas, y el secretaria del Sector Autonómico de Zamora, Visitación Peral. / ICAL - LETICIA PÉREZ
El secretario general de UGT Servicios Públicos en Castilla y León, Tomás Pérez Urueña, el secretario de Acción Sindical y del Sector Autonómico de UGT-SP de Castilla y León, Carlos Arenas, y el secretaria del Sector Autonómico de Zamora, Visitación Peral. / ICAL - LETICIA PÉREZ

El sindicato UGT en Castilla y León ha reclamado este martes a la Junta que «se tome en serio ya el operativo de incendios», con un funcionamiento durante doce meses, personal profesional y el reconocimiento de la categoría de bombero forestal.

Estamos en el «día de la marmota», ha criticado el secretario general de servicios públicos de UGT en la Comunidad, Tomás Pérez, quien ha informado en rueda de prensa de la situación del operativo sobre los incendios forestales, junto a la secretaria del sector autonómico del sindicato en Zamora, Visitación Peral, y el secretario de Acción Sindical de UGT Servicios Públicos, Carlos Arenas.

Pérez ha argumentado que la normativa vigente en esta materia data de 1997, sin apenas modificaciones desde entonces y sin reconocer la figura del bombero forestal. «Los incendios se apagan los doce meses del año y los que los apagan se llaman bomberos», ha enfatizado el representante sindical.

Arenas se ha referido a las palabras del consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación de Territorio, Juan Carlos Suárez Quiñones acerca de funcionamiento del operativo técnico, que según el responsable sindical «esta al 15% de su máxima funcionalidad».

Se ha preguntado en este sentido qué pasa con los vigilantes desde las torretas, con los agentes medioambientales que coordinan, con las autobombas y los peones, que no están operativos.

Desde UGT han recalcado la necesidad de prevenir, además de extinguir los fuegos, de la cobertura total de las plazas, la dotación de medios y EPI, y la redacción de una ley del fuego, además del estatuto de los bomberos forestales y la internalización completa del operativo.

El sindicato va a emprender una campaña con el fin de concienciar sobre la necesidad de la prevención de incendios en la Comunidad sin descartar la opción de movilizaciones para reclamar los derechos de los trabajadores del sector y la defensa del patrimonio forestal.

La campaña abarcará a visita a todas las bases para observar si ha habido cambios o mejoras, hablar con los trabajadores y denunciar públicamente los déficit que se detecten.

Han abogado además por la limpieza del bosque, que antes acometían los habitantes del mundo rural y que ahora no se lleva a cabo una tarea que, a su juicio, debe corresponder a la administración.

Visitación Peral ha destacado que en la actualidad hay 612 puestos interinos, de los que 168 son conductores, 140 peones y304 escuchas de incendios.

Los representantes de UGT han expresado su deseo de que no vuelvan a ocurrir fuegos como el que se desató en Navalacruz (Ávila), donde han asegurado que más del ochenta por ciento de los medios que actuaron no pertenecían a Castilla y León.