Futbol Segoviana Cebrerena
Nogueria pasa el balón ante la defensa de Pérez en el partido que la Segoviana disputó ante la Cebrereña en La Albuera. / KAMARERO

Cuando Alejandro Nogueira termina su comparecencia en rueda de prensa, su entrenador, Manu González, se está fotografiando con el dorsal número 16, el de las victorias consecutivas que lleva la Gimnástica Segoviana esta campaña en Tercera División. Él aprovecha el ambiente distendido: “¿Qué pasa? ¿Es la renovación de Borao?”. Es el dorsal del éxito esta semana, a la espera de que la racha acabe este domingo en Aranda de Duero o le toque al 17. Son días de fama en La Albuera.

Con el ascenso a Segunda B en el bolsillo salvo catástrofe estadística, la Gimnástica Segoviana es una excepción nacional: nadie tiene semejante pleno de victorias en su categoría. Nogueira pide poner los pies en la tierra. “No estamos acostumbrados y te despista, pero tenemos que saber evadirnos un poco de esto y centrarnos en lo que nos toca, que es ganar el domingo”. Tras jugar en Aranda, la Segoviana visita a Mirandés B, Real Burgos y La Granja; sus dos encuentros como local restantes son ante Numancia B y Diocesanos.

Nogueira agradece una semana tranquila. “Nos va a venir bien, hemos podido descansar de estas semanas tan duras. Llegamos bien, más frescos que en todo el mes. Así que nuestras sensaciones son muy buenas”. El centrocampista desgranó también el momento de la Arandina, que está peleando con Ávila y Numancia B por dos puestos en el playoff de ascenso. “Vienen muy necesitados, jugaron ayer (por el miércoles), así que vendrán más exigidos que nosotros. Les pillamos en buen momento, así que a aprovecharlo”.

El centrocampista valora la primera semana ordinaria en más de un mes. “No estamos acostumbrados a la exigencia de jugar domingo-miércoles-domingo. Ya no solo física, sino sobre todo mental. Y el hecho de poder descansar dos días al final te deja desconecta y pasar tiempo con gente alejada del fútbol. Hay veces que también se agradece, que esta gente es muy pesada”, sonríe. El medio valoró su adaptación. “Por fin puedo decir que empiezo a encontrarme a gusto”. Y valora la competencia en el grupo. “La plantilla es corta pero muy exigente. El que no está bien no puede jugar porque el resto compite muy bien”.

Visitas como las de El Montecillo, un campo esquivo para la Segoviana, aseguran la motivación azulgrana. Nogueira ahonda en la idea. “Detrás de un gol en el 96 hay mucha hambre y muchas ganas de ganar. A pesar de llevar 16 victorias tiene las mismas ganas que el día del debut ante la Cebre”.

Por su parte, González cree que el gol de Dani Arribas en Almazán denota una “fe inquebrantable” en el vestuario. “No estaban saliendo bien las cosas porque el equipo contrario se encerró mucho. En la segunda parte el campo estaba demasiado mal para combinar y teníamos que jugar más directo de lo que nos gustaba. Hicimos cambios ofensivos, la gente siguió creyendo y no perdimos la fe en ningún momento. Es el resultado de esa ambición que tiene el equipo de no conformarse con el empate. Y ese inconformismo nos llevó hasta la victoria”.

Ya van 16 y la racha continúa. Entre la camiseta de Borao y el 17 de Dani Arribas tan solo hay un obstáculo: la Arandina.

González: “Quiero ganar siempre”

Manu González asume que cuanto más avance el calendario, más costará ganar. Es una realidad para la Segoviana, que ha ganado sus últimos cuatro partidos por un gol de diferencia. “Ahora los equipos cada vez se juegan más. Cada día es más difícil ganar”. El técnico no esconde la buena dinámica. “Es innegable. Y, lo más importante, con los jugadores a tope, al cien por cien y entregados a la causa. A ver si este domingo podemos hacer otro buen partido y llevarnos la victoria”.

Con sus pupilos haciendo una temporada sin mácula, el entrenador no pone un objetivo de puntos que le gustaría sumar en los seis partidos restantes. “No pongo límites, yo quiero ganar siempre. Quiero ganar el domingo a la Arandina y si ganamos, quiero ganar el miércoles al Mirandés B. No me gustan los números. Nos tenemos que centrar en ganar todos los partidos, respetar al rival lo máximo posible, trabajar con ilusión, con humildad y ambición. Y a final de temporada, lograr el objetivo. Pero me da igual ascender con 50 puntos que con 55 o 60”.

Con seis jornadas por jugar, la Segoviana podría ascender antes de que termine la primera fase el 21 de marzo ante La Granja en El Hospital.