Lleno en el salón de actos del Campus María Zambrano. / ROCÍO PARDOS
Lleno en el salón de actos del Campus María Zambrano. / ROCÍO PARDOS

“Por fin podemos decir que somos guapos, guapas, listos, listas publicistos y publicistas”. Con esta declaración, entonada como un grito de guerra, cerraba ayer su intervención Carmen García Sánchez, representante de los alumnos de la séptima promoción de Publicidad y Relaciones Públicas. Han tenido que esperar dos años desde que en 2020 acabaron la carrera para poder celebrar su graduación y lo hicieron por todo lo alto en el salón de actos del Campus María Zambrano con una ceremonia de reencuentro y vuelta al hogar, que emanó frescura, simpatía y complicidad entre los egresados, sus profesores y familiares que han tenido que sortear los daños directos y colaterales del covid-19.

Por primera vez desde el comienzo de la pandemia el salón de actos se llenaba en la mañana de este sábado con la presencia de estudiantes, familiares y allegados.

La decana de la Facultad de Ciencias Sociales, Jurídicas y de la Comunicación, Marta Laguna García, calificó de “admirable” a la séptima promoción y se refirió a los muchos escollos superados para llegar a este momento de celebración y emociones encontradas. En su intervención explicó de qué manera el centro había hecho un gran esfuerzo para dar oportunidad de festejar también a los egresados de esta promoción; no sólo a los estudiantes sino también a sus familiares y amigos. “El equipo directivo, personal administrativo y personal técnico se ha volcado para realizar estas ceremonias en fines de semana, celebrando con rigor académico y alegría una época en la que nos vamos alejando de las peores etapas de la pandemia”.

En la apertura del acto, el vicerrector del Campus, Agustín García Matilla, había destacado previamente la eficaz reacción de la Universidad de Valladolid (UVa) en los momentos difíciles de la pandemia, enumerando el trabajo realizado por el profesorado, personal de administración y servicios y técnicos, y subrayando muy especialmente la buena reacción de los estudiantes de esta promoción.

La ceremonia de graduación sirvió para el elogio y reconocimiento de una promoción calificada como “excepcional” por los padrinos de la misma: Begoña Sánchez Galán y Alberto Martín García. La emoción y el humor caracterizaron las intervenciones de ambos profesores, jaleados en muchos momentos de sus respectivos discursos por los estudiantes presentes.

A su vez, Carmen García Sánchez y Héctor Hernández García, representantes de la promoción reconocieron el trabajo del profesorado del Campus a pesar de las muchas dificultades encontradas y enumeraron acontecimientos del largo anecdotario de los cuatro años vividos en el Campus.

10 1 rociopardos web
Entrega de diplomas a los egresados de Publicidad y Relaciones Públicas de 2020. / ROCÍO PARDOS

Los estudiantes de Publicidad y Relaciones Públicas cuentan con un extraordinario potencial de iniciativa, con asociaciones como ALFIL, que en este acto también colaboró en toda la función de protocolo, coordinada por las estudiantes Yanire Rubio e Isabel Otero. Hay, además, actividades que se mantienen en el campus promoción tras promoción, como la programación de radio en streaming, a través de Emisión Mahonita y las vinculadas con Publicatessen, que son referencia para todas las facultades de Comunicación del país.

En el cierre del acto se recordó  de nuevo el esfuerzo extra realizado por una promoción golpeada por los efectos de la pandemia y el gran trabajo de un profesorado que tuvo que adaptarse en un período mínimo a unas condiciones de enseñanza totalmente nuevas. Muchos docentes extendieron sus tutorías sin límite de tiempo y el PAS y los responsables técnicos de la Universidad dieron su apoyo para que todo funcionara minimizando las consecuencias de la pandemia.

El acto finalizó, agradeciendo a los estudiantes y a sus familias la confianza depositada en la UVa, y el compromiso de que la Universidad de Valladolid seguirá apoyando y orientando a sus egresados reforzando programas como el ALUMNI, que tiene por objetivo aprovechar el orgullo de pertenencia a la institución y reforzar los vínculos más allá de la finalización de la titulación.

Caballitos de Troya

En nombre de sus compañeros de promoción, Héctor Hernández García aseguraba con tono entrañable que esta graduación, anhelada durante dos años, significa “volver a nuestra casa” y desde el atril remarcaba que lo más importante “es la compañía”. Invitó a sus compañeros a mantener la ilusión, disfrutar y luchar por sus ideas.

“Y es que, han pasado dos años desde que acabamos la carrera, — recordaba Carmen García Sánchez— una pandemia mundial, un disco de Rosalía, dos de Bad Bunny, una champions del Madrid, un casi pero no de España en Eurovisión, un Publicatessen virtual, y un plan del Nano en el que yo confío brutalmente”. No olvidó que en este tiempo se ha acabado la fase dos de construcción del campus: “¡qué bonita, por favor. Nosotros podremos decir: “pues cuando yo vine aquí todo esto era campo”, interpretó a modo de abuela la joven publicista que como muchos de sus compañeros ya está probando los sinsabores de los inicios de la profesión. Ya han escuchado un “no tienes suficiente experiencia” “no tienes un C1 en inglés, francés ni hablas alemán fluido”, “necesitamos que tengas más formación, un máster por ejemplo”….

Pero no están dispuestos a rendirse, todo lo contrario. Con voz firme y mirando a los que han sido sus compañeros de estudios, Carmen García declaró: “Todos tenemos un sitio en el mundo de la publicidad. Y si alguien puede acabar con todas estas injusticias somos nosotros, desde dentro, ‘caballito de Troya’. No nos olvidemos de quienes somos y de donde venimos”.