Salida al campo de los jugadores de la Segoviana para disputar el partido ante el Ceares. / JUAN MARTÍN-G. SEGOVIANA
Salida al campo de los jugadores de la Segoviana para disputar el partido ante el Ceares. / JUAN MARTÍN-G. SEGOVIANA

La Gimnástica Segoviana tiene ante sí otro de esos encuentros que, para bien o para mal, se quedarán para el recuerdo de los aficionados. La cita en Elda frente al Cerdanyola representa un punto de inflexión en el devenir del conjunto azulgrana, ya que una victoria le permitirá mantenerse en la Segunda RFEF, lo que supondría la oportunidad de consolidar el proyecto, mientras que una derrota descendería al equipo a una Tercera División que tras la remodelación de la Federación Española se ha convertido en una Regional de Aficionados algo más cualificada, pero que no deja de ser la quinta categoría del fútbol nacional.

Volver a explicar las razones por las que la Gimnástica Segoviana ha llegado hasta aquí sería redundar. Pero es indudable que durante las tres últimas semanas el recuerdo de la segunda parte del partido ante la Llanera en La Albuera, en la que un conjunto netamente inferior al azulgrana le dio la vuelta al 1-0 con el que los de Ramsés Gil habían llegado al descanso, pesa mucho en el ánimo tanto de los aficionados como de una plantilla que ha hecho verdaderos esfuerzos por pasar página, aún sin conseguirlo.

De dónde vienen

Pero ahora ya no hay vuelta atrás, y toca demostrar sobre el terreno de juego de hierba natural del municipal de Elda que la ‘Sego’ tiene más hambre que un Cerdanyola que ha hecho una temporada de más a menos, y al que solo una victoria en el último partido junto con otra combinación de resultados le clasificó para este play out sacándole de los puestos de descenso. Como no es lo mismo llegar desde abajo que caer desde arriba, hay que darle al conjunto catalán la ventaja en el aspecto moral.

Este aspecto, y su más que bien trabajado balón parado, es el único en el que sobre el papel el Cerdanyola parte con una cierta ventaja sobre el equipo gimnástico. El rival que a las doce de la mañana se medirá a los de Ramsés Gil es un conjunto que sufre defensivamente en campos de grandes dimensiones como lo es el Nuevo Pepico Amat de Elda, que estará en muy buenas condiciones para la práctica del fútbol. Y si bien es cierto que su juego rápido buscando llegar cuando antes al marco rival va a obligar a la defensa de la Segoviana, y a Manu, a estar muy atentos para ‘barrer’ las segundas jugadas, no es menos cierto que la calidad de los jugadores del centro del campo segoviano es superior, y si el equipo sabe ‘trabajar’ el partido moviendo al rival, las ocasiones de gol pueden terminar llegando.

El recuerdo del partido ante la Llanera ha pesado demasiado en el ánimo en las tres últimas semanas

Pero… este partido es una final en el que el premio es no llevarse un buen disgusto, así que entra dentro de lo probable que el miedo guarde la viña, y que en la calurosísima mañana en Elda no se vea a ninguno de los dos conjuntos realizando un desgaste brutal en la presión al contrario. Ramsés ya ha advertido que la Segoviana que saltará al campo será muy reconocible y que “iremos a por ellos”, pero quizá corriendo algún riesgo menos, sobre todo en la primera parte.

Todos sí… pero no

Aunque el técnico azulgrana señaló que “todos los jugadores van a estar en disposición de ayudar al equipo”, no cabe duda que la aportación de Álex Conde se antoja fundamental para la Segoviana. El talaverano, con problemas en su rodilla, está dispuesto a jugar, y bien sabe el equipo que la clarividencia de Conde cerca del área rival es toda una garantía. La duda estriba en saber si Ramsés le dará entrada de inicio para tener margen de cambios si el jugador se resiente, o si bien apostará por sacarle en el segundo tiempo con los equipos más cansados y dejando más espacios.

Ramsés anunció que Álex Conde podría jugar, aunque no está recuperado de sus problemas en la rodilla

Sorprendería mucho que el entrenador gimnástico hiciera una revolución en el once que saltó al campo del Coruxo en la última jornada de liga. Por más que Adrián pueda haber llegado en condiciones de jugar este encuentro, no parece probable su titularidad en el lateral derecho ya que no tiene ritmo de partidos, y el trabajo de Nogueira en el doble pivote junto a Manu le puede haber dado un sitio en el equipo. Por delante, Nanclares y Rafa Llorente parecen indiscutibles, y para las otras dos plazas en el frente ofensivo aparecen Szymanowski, Dani Arribas, Álex Conde, Diego Gómez o incluso Fran Adeva, que desde la llegada de Ramsés ha perdido mucho protagonismo en el equipo.

Prórroga, y penaltis

En el Cerdanyola, la baja de Pitu, uno de sus futbolistas más destacados, se une a las de Carlos Cano, Uri, Serramitja, Cande y Albert Ruiz. Una amplia lista de ausencias que no impedirá a Toni Carrillo el poder alinear a un once de muchas garantías, con evidente peligro en las transiciones y no menos en las acciones de estrategia.

Como en todas las finales, habrá prórroga y penaltis si se llega al final del tiempo reglamentario con el marcador empatado. La Segoviana tiene una buena oportunidad para dar un paso adelante en su evolución como club, y más allá de aciagos recuerdos como los de Móstoles, Marino, o Lugo, habrá que apoyarse en otros bastante más amables como los del Atlético Malagueño o el Lógroñés, donde nadie daba un euro por la suerte gimnástica y la ‘cosa’ terminó bastante bien.