Con solo mirar el cielo y escudriñar los detalles que ofrece la naturaleza, Pedro Sanz desafía año tras año a la sofisticada tecnología que se emplea para predecir el tiempo.  A través de las ‘cabañuelas’, el ancestral método definido por la RAE como  “cálculo popular basado en la observación de los cambios atmosféricos en los 12, 18 o 24 primeros días de enero o de agosto, para pronosticar el tiempo durante cada uno de los meses del mismo año o del siguiente”.

Los pronósticos de Pedro son tan esperados por sus seguidores como fidedignos en su porcentaje de aciertos, y aunque reconoce con modestia que “ninguno somos exactos”, también subraya que sus predicciones suelen ser ciertas en gran medida.

Si 2020 fue un año muy cambiante en el tiempo, 2021 será un año “normal, muy parecido a 2019”, según sus propias palabras, donde habrá “menos agua que el año pasado, más frío en invierno y en otoño y dos olas de calor“, una de ellas anticipándose al verano.

En las notas manuscritas por Sanz para elaborar sus augurios meteorológicos, Sanz  señala que enero será “duro” hasta el próximo día 10, con el frío y la nieve como protagonistas, tal y como ya han avanzado desde la Agencia Estatal de Meteorología, pero el pastor de Las Rades señala que el tiempo “se tranquiliza” a partir del 11, para culminar el mes con el regreso del frío y la nieve.

Las heladas abrirán febrero, donde Pedro prevé unos carnavales con mucho frío y lluvia, pero a mediados del mes las temperaturas templarán un poco el ambiente y concluirá con lluvia.

Marzo también comenzará con heladas y nieve en altura, pero el inicio de la primavera el 21 de Marzo con temperaturas inusualmente altas para las fechas, que volverán a bajar sensiblemente a finales de mes.

Abril no traerá buenas perspectivas para la Semana Santa, ya que se espera nieve y lluvia para los días centrales del triduo, aunque el tiempo mejorará a mediados del mes, que concluirá con frío y heladas.

El mes de mayo sigue la senda marcada por Abril con nieve en las montañas, pero la última semana del mes traerá el calor preveraniego que puede causar problemas en la germinación de las cosechas de cereal.

Junio comienza con bajas temperaturas y lluvias entre el 10 y el 17, pero a partir de San Juan comenzará la primera ola de calor, que se extenderá hasta bien entrado el mes de julio, que rebajará a mediados para volver a subir de forma espectacular a partir del 25, donde comenzará la segunda ola de calor.

Agosto mantendrá el agobio canicular hasta el día 15, fecha a partir de la cual habrá un alivio térmico para volver el calor “más moderado a finales de mes.

En Septiembre, las lluvias y tormentas caracterizarán las dos primeras semanas, con riesgo de granizo, y el ‘veranillo de San Miguel’ a finales de mes reeditará el calor veraniego.

Octubre comienza con frío, aunque del  10 al 20 se esperan buenas temperaturas, y para San Frutos la nieve se adelantará al invierno.

En Noviembre, la lluvia será protagonista en el primer tercio del mes, con alivio térmico entre el 10 y el 19 y para San Andrés volverá la nieve.

2021 terminará en diciembre con mucho frío, nieve, niebla y lluvia hasta el puente de la Inmaculada, y volverán a finales de año,  pero con temperaturas más suaves.