Jornada en los yacimientos que son verdaderas aulas de aprendizaje. / E. A.
Publicidad

Un grupo de profesores y profesoras del instituto público segoviano Francisco Giner de los Ríos ha realizado una visita a dos de los cuatro yacimientos activos del Proyecto ‘Eresma Arqueológica’, de la mano de los arqueólogos Raúl Martín Vela y Francisco Gozalo, directores de las excavaciones.

El grupo de profesores, compuesto por docentes de diversas especialidades, colaboró en la cubrición y cierre de dichos yacimientos, dando por finalizada la temporada de verano. Durante la visita, pudieron admirar el dolmen de Santa Inés, un monumento megalítico funerario de 6000 años de antigüedad, el único de estas características que se está excavando en la provincia, y el Cerro de Tormejón, donde se han encontrado evidencias antropológicas de celtíberos, romanos y visigodos.

“La experiencia ha sido apasionante. Hemos tenido ocasión de pisar los lugares donde vivían y practicaban sus rituales los celtíberos, o tocar con nuestras propias manos vestigios visigodos, cosas que habitualmente no podemos hacer cuando visitamos un yacimiento en calidad de turistas”, comenta Jesús Juárez, coordinador de Convivencia del Centro. ”Hemos disfrutado escuchando las explicaciones de nuestros guías de excepción, quienes además han compartido con nosotros secretos que encierran estos yacimientos y que todavía no se han hecho públicos. Una experiencia única”, añade Jesús Juárez, que asegura que los alumnos realizarán a lo largo del curso talleres arqueológicos y que están preparando desde el Equipo de Convivencia algún tipo de colaboración con el Proyecto Eresma Arqueológica que incluya la participación del alumnado en las excavaciones de la temporada próxima.

Por su parte, el director del centro educativo, Daniel López Vela, natural de la zona, que también asistió a la actividad con un interés especial ya que pertenece al departamento de Geografía e Historia, asegura que “estos yacimientos son aulas de aprendizaje únicas que permiten al alumnado descubrir el desarrollo de las culturas asentadas en el entorno segoviano desde tiempos prehistóricos, lo que también es una apuesta por conocer la riqueza de nuestro patrimonio y un vector de dinamización del medio rural ante la problemática de la despoblación”.