Los defensas del CD La Granja Mario y Demi intentan parar a un jugador del Real Ávila, en el encuentro disputado en el campo Adolfo Suárez. / ANA ISABEL JIMÉNEZ
Publicidad

El CD La Granja volvió a sufrir una nueva derrota, esta vez en su visita al Adolfo Suárez del Real Ávila por el resultado de 1-3. Los visitantes fueron capaces de aguantar el tirón local durante todo el encuentro y, pese a poner el 1-1 a falta de un cuarto de hora, se quedaron con 10 por la expulsión de Jonan y volvieron de vacío a San Ildefonso.

Una mano enorme de Seif daba la bienvenida al partido entre el Real Ávila y La Granja cuando el portero visitante, en el minuto 5, se lanzó con todo ante el intento de remate de Manu Moreira a un palmo de la línea de gol después del centro de Javi de Mesa. No le tembló para jugarse el tipo y mantener el 0-0 en un arranque con mucho ritmo que continuó con una falta que se paseaba por el área de La Granja sin encontrar rematador.

Se presentó bien Seif en el Adolfo Suárez y mantuvo su carta de presentación Llorián un partido más. Muy atento, llegó a tiempo para desviar a córner el balón cuando Mario, rompiendo el fuera de juego, buscó el mano a mano tras un pase en largo de Lucho. Volvía a moverse el partido y el siguiente en golpear sería Manu Moreira. Un minuto después aprovechaba la carrera de Cristo para recoger el cuero, perfilarse a su diestra y golpear cruzado desde dentro del área. Desvió con el pie Seif, que empezaba a sumar méritos ante los encarnados, más directos que en otras ocasiones.

Sin Ortiz, el equipo buscó la carrera de Manu Moreira, Javi de Mesa y especialmente Cristo. Pero sería a balón parado donde encontró el Real Ávila el camino al 1-0. Estuvo listo Mayorga, que se topaba con el gol en su vuelta al once inicial, cuando rebañó un balón suelto en el área que había prolongado Llorián a saque de córner.

Se adelantaba el equipo encarnado y mordía Manu Moreira. El extremo salmantino era un puñal por su banda. Sufrían Mario y Demi en sus internadas y le recorría un sudor frío a Seif cuando, en el 23´, el delantero local la pegaba duro desde la frontal.

Se fue disolviendo La Granja y lo quería aprovechar el Real Ávila, que acarició el 2-0 en un gran movimiento y asistencia de Sergio Mayorga que dejó solo a Cristo para que corriera a los dominios de Seif sin oposición. Le comió la tostada Thanos, que le incordió hasta donde pudo sin forzar el penalti, y se estiró Seif todo lo que pudo para desviar a córner con la punta de los dedos el remate en caída del delantero paraguayo, que pidió penalti más por rabia por la ocasión perdida que por la evidencia de la falta.

Lo intentó el conjunto de Carlos Fonseca en el último tramo. Hasta tres ocasiones tuvo Jonas. Si en las dos primeros terminó por zancadillearse a sí mismo cuando trató de finalizar, en la última la picó en exceso cuando remató a la salida de córner para poner el punto y final a una primera mitad dominada por el cuadro abulense.
Comenzó la segunda mitad y siguió el Real Ávila el mismo plan de la primera. Buscó Cristo el desmarque, siguió Manu Moreira buscando petroleo por banda y Sergio Mayorga haciéndose grande en su regreso. Con la baja de Ortiz le dio la alternativa el técnico palentino y el encarnado la aprovechó.

Buscaba el segundo el equipo encarnado con el que matar un partido del que poco a poco iba desapareciendo el equipo granjeño, que suspiró aliviado cuando Javi de Mesa quiso firmar un auténtico golazo. La pisó ante Cuadri y Thanos, arrastró el balón hacia el interior y desde la frontal del área, disparó buscando la escuadra contraria. El cuero dibujó un golazo que no llegó. El esférico susurró la cruceta. Pediría poco después penalti cuando Cristian le derribaba en el regate. La pidió dentro el extremo y la señaló fuera Gámez Illera.

Se le acabó la gasolina a Mayorga y reforzó Jonathan Prado el centro del campo con Sergio Rivera. Sin el partido resuelto, no quería sustos de última hora el equipo encarnado, consciente de que los tres puntos sólo se podían escapar en un error propio. Y llegó. La perdió Cristo en el centro del campo cuando su equipo salía al ataque. Y de la pérdida al gol. La cogió Jonan en el 75´, se metió a trompicones en el área y en el último momento la picó para ponerla por encima de Alberto. Empataba el duelo La Granja, que en la misma jugada firmaba el 1-1 y se quedaba con 10. Con una amarilla ya en el bolsillo Jonan festejó el tanto quitándose la camiseta. Segunda amarilla y al vestuario.

El jarro de agua fría fue mayúsculo para los encarnados, como la reacción. No se arrugó el equipo, que atropelló a La Granja. La tuvo Cristo, que la mandó por encima del larguero cuando sólo tenía que empujarla. Pudo enmendar su error y lo enmendaría tres minutos después. Estuvo listo Rivera. Recuperación y pase al hueco a Cristo, que encaró a Seif aunque con la mirada puesta en Calderón, que entraba con fuerza por el palo contrario. Le vio y le regaló el gol a puerta vacía. Llegaba el 2-1.