Iglesia de Hontanares de Eresma. / José Antonio Santos.
Publicidad

“A un par de pasos de Segovia”… como decimos por estas tierras, pues Segovia está a tan solo 12 km. Nos encontramos con Hontanares de Eresma, una localidad cuyo tamaño, en extensión, es uno de los más pequeños de la provincia con sus escasos 6,13 kilómetros cuadrados. En cuanto a su población, era una localidad de tamaño habitual en la zona… 130 habitantes en el año 1991, que aumentaron hasta alcanzar los 1403 habitantes, censados a día de hoy o, los 1500 que realmente residen en la localidad.

Hontanares de Eresma cuenta con una pedanía, La Estación, donde se han construido un buen número de viviendas nuevas y urbanizaciones. Tal ha sido su crecimiento desde el año 2000 que, las tasas alcanzadas, del 400%, sitúan a este pueblo segoviano en los primeros puestos de la Comunidad de Castilla y León. A su aumento en población en los últimos años, se ha unido su escaso término municipal, causa de que esté considerado como un municipio con una densidad de población también excepcional al estar situada por encima de los 200 habitantes por kilómetro cuadrado.

Hasta principios del siglo XIX se llamó solamente Hontanares. En el año 1247 se llamaba Fontanares, de fontana, agua… fontana-fuente… El nombre procede, como es obvio, del agua, del río que pasa por el lugar y, de la abundancia de manantiales, al menos una decena, como Fuente Real del Caño, de los Chorros, del Chopo, de los Horcajos, del Cura….

Este pueblo, además de ser principalmente residencial, cuenta con algunos vecinos dedicados a la agricultura y, en menor medida a la ganadería pero, además, son muchos los vecinos que trabajan en Segovia o en el polígono de Valverde del Majano.

Hontanares de Eresma tiene también su lado artístico y no debemos olvidar que en este lugar se escribió la obra “La Alcaldesa de Hontanares”, con la que el Teatro Juan Bravo de Segovia levantó su telón el 26 de octubre de 1918. Los autores de esta obra fueron José Rincón, hijo de un conocido notario de la época en Segovia, Luis Rincón, que vivía en una finca de la localidad, llamada “El Jardín”, hoy propiedad privada, organizada como Casa Museo que el propietario enseña habitualmente y Eduardo Montesinos.

“La Alcaldesa de Hontanares”, volvió a las tablas del Teatro Juan Bravo cuando se cumplieron los 100 años desde la inauguración, en octubre de 2018. En este caso, el Cuadro Lírico Julián Gayarre y, el Grupo de Danzas La Esteva, se encargaron de su puesta en escena.

Y, otro de los datos curiosos que “esconde esta localidad” es que en sus tierras se cultivan una buena parte de los “Judiones de la Granja” que conocemos. Su suelo y su clima especial, hacen que este lugar sea adecuado para cultivar una de las joyas de la gastronomía segoviana… “No es que en Hontanares encontremos muchos judiones de La Granja, es que en La Granja hay muchos judiones de Hontanares…” dicen en el pueblo.

Hontanares de Eresma es conocida también por su Estación de Ferrocarril, de la vía férrea de Segovia a Medina del Campo, hoy en evidente ruina, y el trazado de sus vías, hoy convertido en Vía Verde, utilizada por muchos segovianos para pasear caminando o en bicicleta.

Vía Verde de Segovia

Esta vía, ideal para ser recorrida caminando o en bicicleta por carecer de dificultades de importancia, comienza en la ciudad de Segovia y, siguiendo el itinerario de las vías del tren de la línea de Segovia a Medina del Campo, que estuvo funcionando desde 1884 a 1993, finaliza su recorrido pocos kilómetros antes de llegar a Olmedo, desde febrero de este año que se completó su recuperación.

Esta vía, transcurre por 17 municipios (dos de ellos en la provincia de Valladolid) y, sus obras, realizadas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, comenzaron en el año 2012. Fueron repartidas en tres fases y, el coste total de las mismas, alcanzó los 2,3 millones de euros.

Desde Segovia a Hontanares de Eresma, el recorrido comienza en “El Puente de Hierro”, pasa cerca del “Arroyo Tejadilla”, Perogordo, el Centro Penitenciario, la Ermita de Nuestra Señora de la Aparecida, el Polígono de Nicomedes García en Valverde del Majano, el Caserío de Lobones y, poco a poco, alcanza la localidad de Hontanares de Eresma aunque, el camino continúa… durante el resto de sus 71 kilómetros de longitud.

Historia de Hontanares

Desde siempre, han sido halladas piedras labradas en época neolítica en la zona conocida como “Las Laderas”, lugar en el que se unen los términos de Hontanares de Eresma con Los Huertos y Valverde del Majano, por lo que se sabe que, entre 4000 y 7000 años antes de Cristo, ya estaba habitada esta zona por gentes capaces de labrar la piedra.

Siglos después, entre el siglo III y el IV después en época romana, existía ya un asentamiento fijo en este lugar. Así lo indican las lápidas en latín que se encuentran en el piso de la iglesia hoy cubiertas por hormigón y terrazo…

Recientemente se ha encontrado un importante yacimiento junto al viejo cementerio, similar a otros yacimientos como el de Uxama, en Burgo de Osma, de la época tardo-románica y del periodo Visigodo.

En la zona que en esta localidad se conoce como El Cortijo, cerca de la Vieja Estación, se han encontrado gran cantidad de trozos de tejas y cerámica que podrían pertenecer a los árabes que habitaron en la zona, antes de ser expulsados por los Reyes Católicos en 1492.

Patrimonio

Esta localidad, cuenta con un importante número de Fuentes que dan nombre al municipio y un entorno natural muy destacable en el que se incluye la Vía Verde. Además, por Hontanares de Eresma pasaba el tren y, de aquellos tiempos queda la vieja estación de ferrocarril, hoy en estado de ruina y, como principal exponente de su patrimonio, la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que fue construida en el siglo XVII, en cuyo interior, se encuentra un órgano del siglo XIX. También dentro del centro urbano del pueblo, se puede ver un potro de herrar del siglo XIX que ha sido restaurado y un pilón de agua.

Fiestas

Esta localidad celebra la Fiesta del Patrocinio de San José, tres domingos después de la Pascua de Pentecostés y, más tarde, durante el verano, se celebran las fiestas de Nuestra Señora de la Asunción y San Roque, el 15 y 16 de agosto.

Las fiestas en Hontanares de Eresma se celebran de manera tradicional. Durante las mismas encontramos pruebas deportivas y conciertos de todo tipo de grupos musicales.

Hontanares de Eresma hoy

La alcaldesa de la localidad de Hontanares de Eresma desde las últimas elecciones municipales es María Vallejo Nicolás (PSOE).

La alcaldesa recuerda que entre los principales proyectos que desde el Ayuntamiento se van a poner en marcha, se encuentra “cubrir el frontón municipal”. La obra fue iniciada por la anterior Corporación pero, como va por fases, ha quedado a medio hacer y creen que, cuando esté concluido, “dará mucha vida al pueblo porque es cierto, dice la alcaldesa, que en Hontanares de Eresma, la zona deportiva se utiliza muchísimo”.

La realización de esta obra en el frontón de Hontanares es una de las principales peticiones de los vecinos del pueblo. Por su parte la alcaldesa, espera encontrar la financiación necesaria para realizar esta obra, que tiene un coste importante, en este mismo año.

María Vallejo, también comenta que cuando conozcan el alcance de los nuevos presupuestos, decidirán la realización de otras intervenciones. Tienen la intención de asfaltar alguna calle y, sobre todo, concluir las normas urbanísticas, un problema que llevan “muchos años intentando solucionar”. Cuando esté concluido este capítulo, dice la alcaldesa que “podrán hacer más cosas pero, hasta entonces… es complicado”. Como dato, la alcaldesa recuerda que “se pensaba que estas normas urbanísticas, estarían resueltas en el año 2012…, hemos comenzado 2020…. Y seguimos igual”. Están intentando, junto a los técnicos, que este asunto quede resuelto este año.

Al preguntar a la alcaldesa por los problemas del pueblo, sin dudarlo un momento dice que el agua… “No tanto por el abastecimiento como las averías, que se llevan una parte importantísima del presupuesto municipal porque las tuberías, cuando se construyeron las urbanizaciones, no se pusieron en las mejores condiciones y con la suficiente capacidad y… nos están dando bastantes problemas”.

En Hontanares de Eresma está “prácticamente concluido el cambio de redes de agua” pero, los problemas tienen que ver con la presión… las tuberías no tienen suficiente capacidad y revientan, con lo que cada avería se lleva un buen pellizco del presupuesto total del Ayuntamiento.

La alcaldesa también comenta que hay varias “viviendas de uso turístico”, chalets que están dedicados al alquiler a quienes quieren disfrutar de la tranquilidad de Hontanares de Eresma, a 12 km de Segovia. “El Abuelo Valeriano”, “Casa Villamercedes”, “El Eresma de Carmen”, “Casita de Madera”… Son algunos de los ejemplos de los establecimientos que encontramos en esta localidad, ubicados en el barrio de La Estación, construcciones actuales que ocupan no pocos visitantes para conocer y disfrutar mejor Segovia.

A la hora de comer, en Hontanares de Eresma y, a causa de su cercanía a Segovia, solo cuenta con el Bar Restaurante Pedro, situado en la plaza. Este establecimiento, con muchas especialidades, destaca por la preparación de los Judiones, un plato típico, también en Hontanares por cultivarse en esta localidad.

La receta

Puesto que Hontanares de Eresma es una localidad productora de Judiones y, puesto que el Bar Pedro es tan famoso preparándolos que solo los hacen por encargo… hemos pedido a Eva, dueña de este establecimiento desde hace 33 años, que nos cuente sus secretos sobre este plato tan tradicional.

Eva cuenta que para que los judiones salgan excelentes, los pone en agua, “en remojo”, dos días antes y los mantiene así durante 24 horas. Al día siguiente, los quita el agua, los lava, los pone en agua limpia y los pone a cocer.

Los judiones deben comenzar a prepararse un día antes y, se terminarán de preparar en el momento de servirlos. Cuando se ponen a cocer se mantienen así, cociendo muy despacio, durante 4 horas. A la hora de cocerlos se les añade morro, chorizo, oreja, pie de cerdo, cebolla, laurel, ajo… todo junto y en crudo. Luego se añade un poquito de pimentón y aceite y, como se van cociendo lentamente, ellos mismos van espesando. El día que se van a tomar, se les da un último hervor y se añade un chorrito de vinagre y, el resultado es… muy bueno.