Juan Carlos Manrique – Los patios escolares

72

De todos es sabido que el colegio es un espacio donde la formación es un instrumento fundamental para que los alumnos refuercen los valores adquiridos en la familia. Los niños y las niñas que acuden obligatoriamente a este espacio educativo van a adquirir, además de muchos conocimientos, rutinas y hábitos de comportamiento que probablemente durarán toda su vida. Entre estas prácticas se encuentra la actividad física y deportiva.
En sus patios se puede comprobar la personalidad de cada niño, sus juegos, sus relaciones, sus comportamientos con sus iguales y con los adultos. Pero sobre todo, son los lugares donde la libertad de su cuerpo se muestra en su máximo esplendor. Por esta razón, todos los centros educativos deben tener estos espacios bien habilitados para su buen uso, tanto para las actividades curriculares como las extracurriculares.

El Ayuntamiento de Segovia ha convocado unos presupuestos participativos en los que la ciudadanía, en menor número del esperado, ha decidido con sus votos que la propuesta más valorada de interés general sea la correspondiente a la habilitación de los colegios para espacios de juego y encuentro. No sé si este cometido ya era una obligación del consistorio antes de plantearlo como iniciativa en este tipo de presupuestos, al que van a dedicar el 60% del millón de euros programado. El caso es que se ha demostrado el gran interés de los vecinos por tener en los colegios lugares dotados convenientemente para realizar todo tipo de actividades recreativas, formativas, deportivas y de relaciones sociales.

Ahora bien, no se sabe si el dinero llegará a todos los patios de la ciudad, ni si se acometerán las reformas necesarias para poder disfrutarlos durante todo el año, si habrá personal responsable que organice y vigile los juegos de los usuarios, si se cubrirán los espacios con algún tipo de techumbre para resguardarse de la lluvia, etc. En fin, adelante con la decisión, pero no vendría de más que preguntaran también qué hay que priorizar en cada caso cuando se realicen las obras en los patios.