fermin de los reyes relatos biblioteca publica segovia

La Biblioteca Pública de Segovia celebró este viernes su quinto aniversario con la presentación del libro del segoviano de Fermín de los Reyes, ‘Desamortización y patrimonio bibliográfico: Historia de la Biblioteca de Segovia’. El autor comenzó esta obra hace dos años, cuando inició su investigación acerca de las desamortizaciones a los conventos, ya que no se había llevado a cabo ningún estudio al respecto.

El libro comprende el período del proceso de desamortización de Mendizábal en 1835, que afectó a todos los bienes de la Iglesia, entre ellos, las bibliotecas de los conventos. Los escritos pasaron a control del Estado que hizo que se concentraran estos libros en bibliotecas provinciales. La investigación de De los Reyes se centra en el proceso desde la expropiación de los documentos hasta que llegan a su nuevo destino, así como el análisis de los ejemplares y las sedes donde se situó la biblioteca segoviana.

El traslado de estos libros desde los conventos hasta la biblioteca de la capital hizo que se haya perdido la pista de más del 80% de los ejemplares. Por ello, muchos de los escritos que no eran de utilidad fueron vendidos. El autor calcula en su investigación que se perdieron casi 25.000 ejemplares en este primer traslado.

Una de las razones por las que se produce este fracaso es debido a la contratación de personal no cualificado, encargado del inventario que ha tenido unas consecuencias fatales en la conservación de las obras.

De los Reyes también centró parte de su investigación en la propia Biblioteca Provincial de Segovia donde llegaron los libros, ya que ha tenido varias sedes en la ciudad a lo largo de su historia. La primera de ellas nace en 1842 y se encontraba en ‘Hospital de Viejos’ (lo que actualmente es la Capilla del Esteban Vicente).

Con el tiempo, debido a la falta de espacio, en 1886 se cambió la sede al antiguo instituto (el actual Mariano Quintanilla), que tuvo complicaciones, ya que el colegio quería usar la parte de la que se servía la biblioteca. Finalmente, en 1934 se cambió la sede a San Quirce. Pero debido a las complicaciones de tamaño, se trasladó en 1948 a la antigua cárcel donde se ha mantenido hasta 2016. En 1904, la Biblioteca Nacional se llevó casi todos los manuscritos.

Las obras que se mantienen no son todas de temática religiosa. Un 30% de ellas tratan de ciencia, de artes y de literatura.

En su futuro, De los Reyes quiere seguir investigando de qué conventos procedían las obras. Pues para él, todavía queda mucho trabajo por hacer y quiere continuar el estudio comenzando por encontrar los conventos a los que pertenecen los libros que no dan su procedencia así como la evolución que han tenido las sedes.