UVA Antonio Largo Agustin Garcia Matilla Jose Mazarias KAM2966
El rector Antonio Largo con el delegado territorial y el vicerrector en una visita al campus María Zambrano. / KAMARERO

Las primeras clases del grado en Enfermería en Segovia se desarrollarán dentro de las instalaciones del campus María Zambrano el próximo curso 2022/2023, a la vez que se aborda la adecuación del edificio Vicerrector Santiago Hidalgo (antigua Escuela de Magisterio) para que en años posteriores sea la sede de la titulación. Los estudios podrán comenzar con una matrícula de hasta 60 alumnos y la creación de siete plazas de profesor, funcionando como una sección de la Facultad de Enfermería de Valladolid.

Según ha podido saber esta redacción, estas son las previsiones con las que trabaja la Universidad de Valladolid (UVa) que estos días está avanzando en la tramitación de la implantación de los estudios reclamados desde hace décadas por instituciones, entidades y ciudadanía segoviana.

Este viernes, 1 de octubre, se presenta al Consejo de Gobierno de la Universidad de Valladolid la propuesta de creación de la sede de Segovia de la Facultad de Enfermería de Valladolid, que llega con el informe favorable de la Comisión de Ordenación Académica y Profesorado. La decisión del órgano de Gobierno de la UVa es necesaria para elevar la solicitud a la Consejería de Educación que debe autorizar la creación de la sección de Segovia, así como a la Agencia para la Calidad del Sistema Universitario de Castilla y León (ACSUCYL) que tiene que dar luz verde a la modificación del título existente en esta universidad, incluyendo la incorporación de la sección segoviana. El proceso de tramitación sigue los plazos requeridos, según han indicado distintas fuentes académicas destacando que “hace 35 años que no estábamos tan cerca de conseguir este hito” en referencia a la recuperación de los estudios de Enfermería.

El Vicerrectorado de Ordenación Académica ha confirmado que el plazo para presentar la modificación de la memoria de verificación del grado en Enfermería acaba la próxima semana, por lo que aún hay tiempo para hacerlo. La Agencia para la Calidad del Sistema Universitario de Castilla y León no emitirá el informe definitivo de evaluación “hasta abril o mayo de 2022”, según estas mismas fuentes.

A la espera de que el proceso académico concluya ya en primavera y manteniendo el objetivo de poder iniciar las clases pocos meses después, en septiembre 2022, los implicados en el proyecto buscan soluciones provisionales. Por eso se ha optado por la creación de una sección y no una facultad ya que esto segundo llevaría más años de tramitación, aunque seguirá siendo una aspiración. En esta misma línea de acción entra la decisión de no esperar a acabar la reforma de las aulas de Magisterio, e intentar empezar dentro de un año en los espacios del nuevo campus María Zambrano, conviviendo con la facultad de Educación y la de Ciencias Sociales Jurídicas y de la Comunicación, y la Escuela de Ingeniería Informática.