Mas-Guindal Lafarga obtiene el Premio Fray Antonio de Villacastín 2018

El Centro Segoviano en Madrid homenajea a un importante arquitecto para la provincia

261

Transcurridas unas horas de la finalización del Premio fray Antonio de Villacastín, las emociones y sentimientos experimentados alcanzan un nivel, que permite hacer balance equilibrado de lo programado y de lo realizado, que resulta altamente positivo.

A las 18:30 horas del pasado sábado, la dulzaina y el tamboril entonaban ‘La Entradilla’ frente al monumento que en 1944 erigieron los Aparejadores españoles y los Ayudantes de Ingeniería y Arquitectura. Siguiendo la tradición iniciada por el Centro Segoviano de Madrid, la Comisión formada al efecto eligió al Doctor Antonio J. Mas-Guindal Lafarga como Premio Fray Antonio de Villacastín 2018. Mas-Guindal, que en 1985 realizó el proyecto de restauración de la Iglesia parroquial de San Sebastián, es Doctor Arquitecto Cum Laude, no desconocido en Segovia, pues publicó ‘Un método de diagnostico de construcciones. El Acueducto de Segovia’ y ha colaborado con la Diputación y la universidad de la capital, impartiendo cursos y conferencias.

Últimamente, ha realizado el proyecto del Altar Mayor de la Catedral y su atril. Entre los monasterios restaurados en su etapa de subdirector general de Monumentos y Arqueología está el Monasterio segoviano de Santa María de El Parral.

El premio consistió en una reproducción a escala del monumento a Fray Antonio de Villacastín, en granito gris, realizado por la empresa Hermanos Prado Quemada y dirigido por Faustino Prados.

La lección magistral del premiado, versó precisamente sobre esta joya de templo de Salón, gótico tardío y renacentista del primer tercio del siglo XVI, llamando la atención de responsables y vecinos, sobre los peligro y problemas que con el corto presupuesto, no pudieron atajar y que cual espada de Damocles, pende sobre todos cuantos lo queremos y admiramos. El mensaje llegó a los presentes que mostraron su agrado por el discurso de Mas-Guindal Lafarga.

Se hizo una llamada a soñar unidos un buen sueño, por que los sueños buenos suelen cumplirse, “ayudar a los responsables del Patrimonio a encontrar los fondos necesarios” para mantener y restaurar el Patrimonio que nos legaron nuestros antepasados, para que lo disfruten nuestros descendientes. Unidos en la defensa del Patrimonio, dejando a un lado las disputas personales y la política ciega, que no llega a ningún sitio, para conseguir el fin apuntado: conservar el Patrimonio religioso heredado.

Durante el acto estuvieron presentes el diputado de Patrimonio de la Diputación, Sanz García; el párroco municipal, Juan García; elcalde de Villacastín, Jesús Grande; el cronista de Aguilafuente, Juan Jesús Diez Sanz; y un buen número de vecinos del municipio y amigos del homenajeado y del mundo de la arquitectura y la restauración del Patrimonio.