Publicidad

Castilla y León pondrá en marcha un programa de incentivación del turismo en la Comunidad de cara a las campañas de verano y otoño basado en un “sello de calidad” propio que girará en torno a la garantía sanitaria, que servirá para que el sector retome la actividad a “velocidad crucero”.

Así lo explicó el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, después de mantener un nuevo encuentro, el undécimo, entre sus homólogos de otras autonomías con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la que ha pedido al Ejecutivo Central que ponga en marcha de manera urgente la planificación del sector turístico de cara a los meses venideros.

PLAN DE CHOQUE

De este modo, Mañueco expresó su confianza en que, con la llegada de la temporada veraniega, el sector turístico en la Comunidad “pueda funcionar al máximo rendimiento, siempre con las medidas de protección sanitarias necesarias, ya que ese es el sello de calidad de la Comunidad”.

Por ello, el presidente de la Junta evidenció en el encuentro la necesidad de poner encima de la mesa un ‘plan de choque’ para el turismo, que se ha concretado de manera inicial en una serie de reuniones internas entre las Comunidades con la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, que derivara en una futura conferencia de presidentes para la reactivación del sector.

Como recordó Mañueco, el 80 por ciento del turismo en Castilla y León es turismo nacional, de ahí que la posible reapertura de fronteras no es un tema vital para la Comunidad, que debe centrar sus esfuerzos en que “no haya personas infectadas”, pues la seguridad sanitaria es la garantía de calidad que la Comunidad puede ofrecer a sus visitantes.

MÁS AYUDAS

Sobre las declaraciones del presidente del Gobierno en las que invita a los españoles a planificar sus vacaciones para el mes de julio, Mañueco ha preferido mostrarse más “prudente” y ha enmarcado estas palabras del jefe del Ejecutivo nacional como un mensaje para “reactivar el ánimo de la gente”.
Además de lanzar este sello de calidad y confianza y de promocionar el turismo de interior a nivel nacional, el presidente también ha abogado por poner en marcha ayudas al sector, como la reducción de las cuotas de la seguridad social de autónomos, un plan de apoyo propio o a otros sectores ligados, como el de la hostelería, la agroalimentación o el vitivinícola.