Música en directo para celebrar el Día de la No Violencia y la Paz. / E. A.
Publicidad

El instituto Francisco Giner de los Ríos de Segovia, centro perteneciente a la Red de Escuelas por los Derechos Humanos de Amnistía Internacional, ha celebrado este curso el Día Escolar de la No Violencia y la Paz de la forma más emotiva; uniendo a todos sus alumnos en un acto solidario en el que se han enviado cartas de ánimo y apoyo a tres presos de conciencia.

La sensibilización de la comunidad educativa en derechos humanos es uno de los objetivos establecidos por la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León que, desde noviembre de 2015, mantiene un convenio con Unicef para educar a los alumnos en derechos humanos y derechos de la infancia.
Fruto de esta colaboración, se desarrollan numerosos proyectos educativos en esas dos áreas, que persiguen una educación que acerque a la sociedad a un mundo más justo y solidario.

Dentro del programa ‘Regala tus palabras’, los alumnos de todos los cursos del Giner de los Ríos han redactado cartas destinadas a tres presos de conciencia mediante unas postales diseñadas por la ilustradora Flavita Banana.

Las postales están dirigidas al cubano Eduardo Cardet, condenado a tres años de cárcel por liderar un movimiento en Cuba a favor de la democracia; a la egipcia Hanan Badr el-Din, defensora de los Derechos Humanos detenida en 2017 cuando intentaba averiguar el paradero de su marido, detenido también tras participar en una manifestación; y por último, al ruso Oyub Titiev, director de la ONG Memorial en Chechenia, detenido con cargos falsos por denunciar las violaciones de los Derechos Humanos por parte de las autoridades en Chechenia.

Música y poesía

El Equipo de Lectura del centro ha organizado un acto con música en directo en el que se han leído algunos de estos mensajes de ánimo y se han recitado poemas sobre la paz, conscientes de la urgencia de sembrar el mundo con palabras y acciones de ánimo y esperanza. Al son de ‘No dudaría’ de Antonio Flores, los alumnos han entrega al cartero de Correos, que se ha desplazado hasta el centro, todas las postales.