El Girona, atento a una posible sanción al Valladolid

El conjunto pucelano abre una investigación a su plantilla y se personará en las actuaciones

93
Borja Fernández, en su último partido como profesional. / EFE
Publicidad

El presidente del Girona, Delfí Geli, admitió ayer en la emisora ‘RAC1’ que el club catalán se pondrá en contacto con la Liga de Fútbol Profesional (LFP) y la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) para descubrir si salió perjudicado en el caso Oikos, en el marco del cual podría haberse amañado el duelo de la última jornada de la Liga Santander entre el Real Valladolid y el Valencia en Zorrilla (0-2).

“Tienen que actuar y ser muy diligentes en esta situación. Siempre han dicho que no aceptarían ningún tipo de influencia”, enfatizó el máximo dirigente de un Girona que, queda a la espera de poder sacar un beneficio en el caso de que se confirme que siete futbolistas del conjunto pucelano fueron sobornados a cambio de dejarse ganar y el Valladolid fuera sancionado.

El Girona ha sido uno de los tres descendidos a Segunda y, ante este escenario de supuesto amaño, el club gerundense espera acabar esquivando el descenso. “El Girona es ahora mismo equipo de Segunda, pero veremos qué va pasando”, añadió Geli, consciente de que las posibilidades son remotas.

“Tenemos que estar pendientes de la situación. Nuestra obligación es seguir el caso y saber cómo tenemos que actuar”, remarcó un Geli que, además, también destacó que las evidencias de lo que pasó en el encuentro entre el Valladolid y el Valencia “son bastante claras”.

“Todos los clubes de Primera División somos conscientes de nuestras responsabilidades y de lo que puede suceder si pasan cosas así. Y los jugadores, también. Es complicado comenzar otra liga con esta situación. Lo mejor para el deporte sería que esto se resuelva”, concluyó el presidente del Girona.

Por su parte, el Valladolid anunció que se personará en las actuaciones judiciales en curso, y se reserva el derecho a ejercer acciones legales para defender su imagen e integridad.

Así, en defensa de sus propios intereses, y los de sus abonados, aficionados, trabajadores, patrocinadores y cuantas personas o entidades estén vinculadas, mostró su “total desconocimiento e indignación” ante las informaciones anteriormente citadas, en las que recogen la supuesta implicación de siete jugadores del Real Valladolid en el supuesto amaño del último partido con el Valencia.

Además, el club compromete su máximo respeto y colaboración con la justicia y la integridad de la competición y asegura que ha iniciado una investigación interna a los futbolistas convocados para el último partido de esta temporada ante el Valencia, con el fin de “contribuir a esclarecer los supuestos hechos con la mayor rapidez”.

En este sentido, el comunicado recuerda que el Consejo de Administración del Real Valladolid, celebrado el pasado viernes, 31 de mayo, aprobó un Protocolo contra el Fraude Deportivo, cuya primera decisión fue incoar expediente disciplinario a Borja Fernández.

Puesto que el club “se siente perjudicado” por todo lo acontecido, “se personará en las actuaciones judiciales actualmente en curso y, de igual modo, se reserva su derecho a ejercer acciones contra cualquier persona o entidad que manifieste o haya manifestado la posible implicación del Real Valladolid en este tipo de conductas ilícitas”, reconoce en el comunicado.