Chelsea y Arsenal buscan el título en Bakú sin un favorito claro

La final de la Europa League da comienzo a una semana fantástica para el fútbol inglés

25
Londres busca su primer campeón continental del año para luego aspirar a que los 'Spurs' también lleven otro título. / E. P.
Publicidad

El Chelsea y el Arsenal dirimirán hoy (21.00 horas/Movistar+ Liga Campeones) en el Estadio Olímpico de Baku el campeón de la Liga Europa 2018-19, la primera de las dos finales europeas en cuatro días con absoluto protagonismo para la Premier League y que no parte con un claro favorito.

‘Blues’ y ‘Gunners’ serán los encargados de abrir la ‘semana fantástica’ del fútbol inglés, que el próximo sábado, en el Wanda Metropolitano de Madrid, tendrá su punto culmen con la final de la Liga de Campeones entre el Liverpool y el Tottenham. De momento, Londres busca su primer campeón continental del año para luego aspirar a que los ‘Spurs’ también lleven el máximo título a la ciudad.

Chelsea y Arsenal se verán las caras intentando alejarse de la polémica suscitada por la elección de la sede, criticada por su lejanía y por las pocas entradas que ha dejado a ambas aficiones, tan sólo 6.000 para cada bando en un recinto con capacidad para más de 70.000. Además, por un problema político, Unai Emery no podrá contar con el armenio Mkhitaryan porque el país organizador de la final está en conflicto con el del mediapunta y no permite a sus ciudadanos entrar.

El técnico vasco espera recuperar el idilio que tuvo en la Liga Europa cuando dirigía al Sevilla y fue capaz de llevar al conjunto hispalense a encadenar tres títulos seguidos de 2014 a 2016. Hacerlo le daría al Arsenal su primer trofeo europeo en 25 años (desde la Recopa de la 1993-94) y además el billete para la próxima Liga de Campeones.

Esta motivación extra no la tiene en cambio el Chelsea, curiosamente el campeón predecesor a la era sevillista en el torneo cuando se coronó con un gol en el descuento de Ivanovic ante el Benfica. En ese equipo campeón fueron titulares el navarro César Azpilicueta, el brasileño David Luiz y el inglés Gary Cahill, mientras que Eden Hazard no pudo jugar aquella final por lesión.

El mediapunta belga es el auténtico líder de un equipo que necesitará la mejor versión de su ‘10’ para aumentar sus opciones de cerrar del mejor modo posible una temporada que, igualmente, podría ser la despedida de su emblema de los últimos años. A su lado, en el entramado ofensivo, el canario Pedro Rodríguez y el francés Giroud.

El título ni siquiera podría servir ni para convencer al internacional ni para seguir viendo en el banquillo a Maurizio Sarri. El técnico italiano no ha terminado de cuajar en el conjunto ‘blue’, pese a la tercera plaza liguera y también la disputa de la final de la Copa de la Liga perdida en los penaltis ante el City, y las informaciones le sitúan en la Juventus para la próxima temporada. De momento, para este partido tendrá que lidiar con la seria duda de N’Golo Kanté, cuyo puesto podría ser para Mateo Kovacic.

En el bando ‘gunner’, el partido tendrá un tinte especial para el veterano Petr Cech, no sólo porque será el último de su carrera sino porque será ante su exequipo, cuya portería defendió precisamente en la final de 2013. El checo intentará amargar a un equipo al que curiosamente volverá próximamente como director deportivo.

Unai Emery no tiene bajas nuevas salvo la mencionada de Mkhitaryan, que se une a las ya conocidas de Aaron Ramsey o de Héctor Bellerín, y parece que seguirá apostando por su defensa de tres centrales en la pretende entrar el español Nacho Monreal.

Además, parece que el vasco apostará por un doble pivote con Lucas Torreira y el suizo Xhaka, mientras que arriba lo confiará a todo a la peligrosa pareja que forman el francés Lacazette y el gabonés Aubameyang, autores de los últimos ocho goles en la competición de los ‘gunners’. Su velocidad y compenetración puede ser letal si encuentran los espacios que podría dejar su rival, que parece que será el que lleve más el peso del partido.