Aduriz consigue doblegar a un Barcelona que no encuentra su sitio

El delantero, recién salido al campo, marca en posición acrobática para decantar el partido

0
El centrocampista del Barcelona De Jong (c) disputa un balón con los jugadores del Athletic Williams (d) y Raúl García. / efe
Publicidad

Aritz Aduriz, en el curso en el que anunció su adiós al fútbol profesional, tumbó al Barcelona en el arranque liguero en San Mames con un gol antológico, una espléndida media chilena tras un centro pasado de Ander Capa desde la derecha imposible para Marc-André Ter Stegen.

No llevaba más que unos segundos en el campo el eterno ariete internacional español, que aprovechó el primer balón al área para demostrar su dominio del remate, una capacidad que no pierde ni viendo ya cerca los 39 años de edad.

Fue el desenlace inesperado a un partido en el que arrancó mejor el Athletic, pronto equilibró las cosas el Barça, que monopolizó la posesión en una segunda mitad sin apenas más ocasiones que un par de ellas de Ivan Rakitic y Rafinha, dos jugadores que no iniciaron el encuentro pero que fueron los más destacados.

El mejor, el hispano-brasileño, que tuvo que sustituir al lesionado Luis Suárez en la primera parte, en la que los de Ernesto Valverde, tras dos ocasiones iniciales de Iñaki Williams, mandaron dos balones al palo.

Comenzó mejor y más decidido el Athletic, que dispuso de dos buenas oportunidades para adelantarse, ambas en botas de Iñaki Williams. En la primera, a los 7 minutos, el portero alemán desvió a córner un fuerte e intencionado disparo desde fuera del área del delantero local y en el 15 resolvió con acierto un mano a mano con el ‘9’, que se había escorado mucho para buscar el ángulo en su tiro por abajo buscando el segundo palo.

Se equilibró el choque y el Barcelona encontró su primera ocasión casi sin buscarla más que en un par de combinaciones en el área abortadas por la solícita defensa rojiblanca.

Esa oportunidad le llegó en un grave error de Unai López, que cedió al portero un balón parecía que sin peligro, pero en el camino estaba un renqueante Luis Suárez. Quien, a pesar de unas molestias que le mantenían ajeno al juego, aceptó el regalo, se dio la vuelta y disparó ante la desesperada salida de Unai Simón, novedad en la portería. Pero el balón se estrelló en la madera.

Como la segunda ocasión azulgrana, curiosamente de Rafinha, que tuvo que sustituir a Suárez. El hispano-brasileño buscó la escuadra de la meta local con un disparo desde la derecha que si no se alojó en la portería de Simón fue porque el joven guardameta lo desvió lo justo para que no se embocase entre los tres palos.

segunda parte

Regresó mejor el Barça en el segundo tiempo, con Rafinha amenazando, varios córneres y dos remates de Rakitic, a un córner puesto por Dembélé, y Rafinha, también tras una jugada con el extremo francés.

Se sucedieron más llegadas a ambas áreas, aunque sin apenas peligro para Simón y Ter Stegen hasta que una nueva de Rakitic, en el minuto 70, se le fue alta al croata entrando al área y en una inmejorable posición.

Tampoco atinó Rafinha, el más peligroso de su equipo, nueve minutos después tras driblar a varios defensores en un baldosa entrando al área y encontrado a un rival que le bloqueó el disparo. Parecía languidecer el encuentro, pero Garitano sacó a Aduriz y el eterno goleador no desaprovechó la oportunidad de empezar empapado de gloria la temporada de su adiós.