El conjunto alevín del Sporting Nava de la Asunción, celebrando el primer puesto en el memorial Antonio Ibañes./ CD SEGOSALA
Publicidad

Ibai Barbado, Alejandro Ferrero, Andrés de la Fuente, Asier García, Víctor González, Míriam Esteban, Esteban González, Daniel López, Miguel Sanz, Asier Rodríguez, Javier Aguilar, Juan Esteban y Diego García son algunos de los nombres del equipo alevín del Sporting Nava de la Asunción, una generación de jugadores para no perder de vista de cara al futuro. La plantilla navera, que domina el campeonato liguero provincial con solvencia -contando sus actuaciones por victorias una vez consumido el primer tercio de competición-, se alzó con el memorial Antonio Ibañes, tras ganar al conjunto A de la escuela madrileña Javi Limones 5.

La séptima edición del torneo nacional de categoría alevín, que organiza el CD Segosala, se desarrolló a lo largo de todo el fin de semana, con la presencia de un centenar de jóvenes deportistas, acompañados de monitores y padres, que tiñeron de colorido las gradas del pabellón Pedro Delgado. El CD Intersala -A y B-, el CD Sierra de la Mujer Muerta, el Segovia Futsal, el Nava, el Limones 5 -A y B- y los anfitriones del Segosala -A y B– fueron los equipos que tomaron parte en esta competición, que, además de servir para comprobar el nivel deportivo de las promesas del fútbol sala, tuvo un carácter solidario al colaborar con la asociación ‘De Mil Colores’, que se dedica a la integración y a la igualdad de oportunidades.

Tras disputarse la fase de grupos el sábado, ayer tuvieron lugar las semifinales con la clasificación del Sporting Nava y el Segosala A por un lado y del Limones A y el Intersala A por la otra. A la final llegaron el plantel navero y el Limones después de imponerse 4-1 y 8-2 respectivamente.

La final

En el último y decisivo partido comenzó adelantándose el Limones, pero poco tardó en empatar el Nava desde el punto de penalti. Con el 1-1, los segovianos fueron disponiendo de ocasiones, sobre todo con disparos lejanos, aunque fue el conjunto blanco el que volvió a poner por delante (1-2). Sin embargo, el poderío físico de los naveros revirtió la situación, con dos buenas acciones, que permitieron ponerse 3-2.

Tras el descanso, el Sporting mantuvo la concentración y su jugador Esteban salió enchufado en la parcela ofensiva para hacer dos goles (5-2). Ante este marcador, el Limones sacó portero-jugador, aunque lo pagó caro; pues el Nava aprovechó las contras para batir a placer y terminó imponiéndose 8-3. Una vez concluida la fase, se procedió a la entrega de trofeos en una fin de semana en el que destacó la convivencia y la deportividad entre los diferentes clubes.