Rui sale al campo de La Albuera en un partido de pretemporada. / NEREA LLORENTE
Publicidad

A sus 34 años Rui sigue teniendo la ilusión de un juvenil por jugar al fútbol. El parido frente al Mirandés será su debut oficial ante su público con la camiseta de la Segoviana y ganas no le faltan de demostrar que puede ser el líder de este equipo. «Estoy con muchas ganas de que llegue el partido del domingo y poder debutar en partido oficial ante el público de la Segoviana. Intentaré trabajar lo mejor posible y aportar todo lo que pueda al equipo. Lo importante es sumar sea desde dentro o desde fuera. Estoy muy ilusionado y con ganas de enmendar los errores del primer partido», aseguró el veterano central.

Aunque es uno de los jugadores fichados por el club para esta temporada experiencia y sabiduría le sobran y eso ha hecho que su adaptación sea muy rápida. «El equipo me ha acogido muy bien desde el primer día. Con el trabajo diario nos vamos conociendo más y con el cuerpo técnico también he encajado muy bien y la verdad es que es normal que a estas alturas todavía nos queden algunos automatismo que coger pero creo que la filosofía de juego es la correcta y la que me gusta a mí», explicó.

Rui también quiso hacer autocrítica del partido frente al Zamora de la pasada semana. «Teníamos que haber sido mucho más contundentes sin balón, tenemos que mejorar la presión después de perdida y mejorar la salida de balón. Pero lo importante es que sabemos en qué cosas hemos fallado y desde ya estamos trabajando para mejorar. El margen de mejora del equipo es muy amplio».