El técnico del Naturpellet, Diego Gacimartín, junto con Quique Soto, en el banquillo durante un partido. / KAMARERO
Publicidad

El Naturpellet Segovia y Enrique ‘Quique’ Soto acordaron rescindir el contrato del que hasta el momento era el segundo entrenador de la plantilla blanquirroja. La decisión del técnico (Toledo, 1984) es por motivos personales y, según informó el club, ambas partes llegaron a un acuerdo. De manera, Soto da por concluida su etapa en Segovia tras su paso el Melilla de Segunda División, el Manzanares (Segunda B) o el Dlink Zaragoza (Primera). Ante esta situación, el manchego quiso despedirse con una carta, que se reproduce a continuación.

“Hay veces que eliges los momentos y otros que los momentos te eligen a ti. Este es el motivo por el que tengo que decir adiós y gracias. Gracias a mi entrenador Diego por pensar en mi y darme la oportunidad de volver a la élite por su confianza y comprensión en este momento. Seguiré a tu lado, ya lo sabes. Gracias al club por entender el momento y la situación y dejarme salir. Gracias a la plantilla y resto de compañeros de cuerpo técnico. Sobre todo a mis ‘compis’ de coche, muchas horas de las que hemos aprendido mucho uno del otro. Si algo tengo claro es que soy mejor entrenador que cuando llegué.No quiero dejar pasar la oportunidad para animar a la afición a que siga de lado del equipo. ¡Se os necesita mucho!

Hay un grupo de jugadores extraordinario que trabaja a diario para intentar conseguir el objetivo. Os aseguro que por ellos no va quedar. ¡Son geniales! Y a los medios y empresas. Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Y sé bien lo que digo porque soy de Toledo. Allí tuvimos lo mejor y no hemos tenido segunda oportunidad. Aquí en Segovia se ha conseguido de alguna manera ese segundo ‘chance’ como dicen los argentinos. No lo dejen morir. Estoy convencido que las cosas siempre pueden hacerse mejor, pero también pueden no hacerse y Segovia Futsal existe porque hay jugadores, cuerpo técnico y directiva que trabajan para que así sea.

Estar en Primera es un esfuerzo inmenso que tiene que ser de todos. Desde la ciudad (creo que en Segovia las instituciones siguen sin darse cuenta del impacto y repercusión de la marca y el nombre) hasta cada uno de los aficionados que acuden cada fin de semana a ver al equipo. ¡Sois la leche! Es mi sensación como trabajador, evidentemente puedo estar equivocado. Vine como segundo entrenador del equipo y me voy como un aficionado más. Nos veremos por el ‘Perico’. Celebraremos la permanencia».