El Viveros Herol Nava debutará en Asobal frente al Atlético Valladolid

El equipo segoviano no se enfrentará al Barcelona hasta mediados de noviembre, y cerrará la competición en su nuevo pabellón midiéndose al Bada Huesca

416
Carlos Villagrán y Roberto Pérez, en un momento del sorteo de la Liga Asobal. / ASOBAL
Publicidad

El mundo del deporte, como la vida, no está exento de coincidencias, y en el caso del Viveros Herol Nava no iba a ser una excepción. El sorteo de emparejamientos en la máxima competición del balonmano nacional, que la Liga Asobal celebró en los salones de Loterías del Estado, invitó al capitán del conjunto navero, Carlos Villagrán, y al jugador del Recoletas Atlético Valladolid, Roberto Pérez, a que fueran las ‘manos inocentes’ que sacaran las bolas de los protagonistas de la primera jornada de competición. Y tan inocentes fueron que el debut del Viveros Herol en la Liga Asobal se producirá en su pabellón de Nava de la Asunción… frente al conjunto vallisoletano.

Esa fue la anécdota más significativa de una mañana en la que el equipo de Dani Gordo se medirá a varios de los rivales por la permanencia (que es el primer objetivo del equipo, guste más o menos) en las primeras jornadas de la competición. No lo serán, en teoría, ni el Recoletas Atlético Valladolid ni el Balonmano Granollers, pero sí tanto el Quabit Guadalajara, contras el que se medirá el equipo navero en la tercera jornada de la liga en casa, como el Fertiberia Puerto Sagunto en la cuarta jornada de la competición, en la que al plantel segoviano le tocará viajar hasta Valencia.

LOS FUERTES, A LA MITAD

No será hasta mediada la competición cuando el Viveros Herol se medirá a los ‘cocos’ de la Liga, con dos fines de semana de noviembre verdaderamente exigentes ejerciendo de anfitrión ante el Ademar de León, y visitando el Palau Blaugrana, donde le espera el FC Barcelona. Otra cosa será que por razones de calendario estos encuentros deban cambiar de fecha, puesto que en el balonmano las competiciones europeas mandan sobre las nacionales.

El final de la liga tampoco será precisamente sencillo para los naveros, si es que hay algún oponente menos complicado en una liga tan exigente como la Asobal, con rivales como el Anaitasuna o el Bidasoa Irún. Aún así, el calendario hizo un guió al equipo segoviano, ya que de los últimos cinco partidos de la competición, tres los jugará en Nava, y podrá cerrar la liga en casa, frente al Bada Huesca.