Alicia Alonso da instrucciones a las jugadoras del Alhambra Unami durante un tiempo muerto. / KAMARERO
Publicidad

Hace ya algunos años, Alicia Alonso apostó por continuar su carrera en el mundo del baloncesto fuera de Segovia. La entonces jugadora consiguió hacerse un hueco en el panorama nacional y, llegado el momento de la retirada, apostó por formarse y poder seguir ligada al deporte de su vida, pero ya desde el banquillo.

Así, la ya entrenadora segoviana retornó a casa, y en las filas del Unami quiso sacar adelante el proyecto de mantener al equipo femenino en la Primera Nacional con una mayoría de jugadoras de la tierra. Pero dos años después, y tras no pocos sinsabores, de nuevo Alicia hace las maletas para buscarse el futuro lejos de Segovia, “porque me quiero dedicar al baloncesto, y aquí veo que es imposible”.

“Cuando haces un esfuerzo por sacar adelante un proyecto, pero todos los días te ves nadando contra corriente, y con no pocos sinsabores, al final se te hace muy duro”, señala la entrenadora, a la que se le presentó un proyecto con jugadoras de fuera de Segovia “pero no lo vi nada claro”, y por ello quiso liderar un proyecto en Primera Nacional “en el que entre y setenta y el ochenta por ciento de las jugadoras fueran de casa”.

FALTA DE IMPLICACIÓN

Pero Alicia se encontró con un problema, y no menor, “porque las propias jugadoras de Segovia no quisieron estar en el proyecto. Faltaron ganas de competir, y sólo hubo que ver que en diciembre la que era la capitana del equipo fue la primera que se marchó. Cuando ves eso, te das cuenta de que no vas a poder sacar adelante lo que pretendes, y el final de la temporada se hizo muy duro, porque incluso había personas que estaban deseando que el equipo perdiera sus partidos”.

Hay desilusión en las palabras de la entrenadora cuando hace balance de sus dos años en Segovia: “Hay gente que quiere trabajar, y jugadoras con potencial, pero me temo que el baloncesto femenino en Segovia volverá a desaparecer si los clubes no dejan de pensar en cuotas y cuotas, y no se ponen de acuerdo más allá de personalismos. Vine a Segovia con toda la ilusión, pero me voy con toda la pena de ver que no ha habido manera de unir a los clubes en torno a un proyecto”.

Alicia no sabe si finalmente el Unami sacará conjuntos femeninos de baloncesto en la competición federada, aunque sea en liga provincial ya que en autonómica iba a ser más complicado: “Ojalá salgan algunos equipos, y dentro de unos años algún club de Segovia pueda volver a contar con un conjunto femenino en la Primera Nacional”. Ella lo verá desde la distancia, porque cuenta con ofertas para continuar en los banquillos, y con seguridad continuará su carrera como entrenadora.