Vía libre al presupuesto con un acuerdo de once puntos entre Ciudadanos y PSOE

Las dos concejalas de la formación naranja se abstendrán en el pleno porque la propuesta socialista no les gusta pero es “la opción menos mala

0

Un acuerdo de once puntos rubricado por los portavoces de los grupos Socialista, Alfonso Reguera, y de Ciudadanos, María José García Orejana, permitirá sacar adelante el proyecto de presupuestos del equipo de Gobierno en el pleno del viernes. Ambas formaciones han destacado la transparencia del mismo, haciendo público el texto íntegro. Mientras Reguera insiste en que la formación naranja ha sido la única de la oposición con alternativas y con un interés real en negociar, la representante de C’s recalca que la propuesta de los socialistas “no nos gusta y por eso no vamos a votar a favor; sí nos abstendremos y saldrá adelante porque el voto en contra supondría prorrogar el presupuesto de 2016, que es peor. Hemos optado por la opción menos mala”.

El primer punto del acuerdo guarda relación con el edificio del Centro de Innovación y Desarrollo Empresarial (CIDE) del Círculo de las Artes y la Tecnología (CAT). La partida presupuestada para este año se queda en 350.000 euros pero “con fecha de caducidad”, en palabras de García Orejana. Es decir, si antes del 31 de agosto no hay un proyecto definido y viable que pueda aportar una rentabilidad económica y/o social a la ciudad, ese dinero pasará a gestionarse siguiendo las pautas de unos presupuestos participativos. De esa manera, los proyectos alternativos a plantear deberán ser consensuados con las asociaciones de vecinos.

Los portavoces de ambos grupos indican que el proyecto que en los próximos meses debe quedar definido para el edificio del CAT puede ser el del Instituto de Danza Alicia Alonso de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid pero también otros, incluso García Orejana dice que su formación “trabajará en firme” por buscar alguno que, en cualquier caso, deberá pasar la criba del pleno municipal antes del inicio de las obras , asegura.

Reguera insiste en que ese edificio tiene un uso dotacional en el planeamiento urbanístico y “hay que tener muy claro que el proyecto que venga debe dejar un valor añadido”. También pone de manifiesto que la alternativa acordada “es lo mismo que se ha hecho el año pasado”; es decir, desviar la partida que inicialmente estaba destinada al CAT a otros proyectos para la ciudad cuando se vio que no iba a ejecutarse en 2016.

En cuanto al resto de puntos del acuerdo, en Ciudadanos reconocen que la gran mayoría suponen el cumplimiento de algunas mociones de su grupo que ya fueron aprobadas por el pleno. La portavoz asegura que de esta forma “se da garantía a los ciudadanos de que van a cumplirse de verdad”, de ahí que vaya a crearse una mesa de seguimiento.