Los servicios medioambientales trabajaron en la extinción./SONIA PARDOS
Publicidad

Una vez más durante este infortunado verano, el fuego vuelve a ser el triste protagonista  muy cerca de la sierra de Guadarrama; en este caso en el término municipal de Torrecaballeros. Un incendio devastó varias hectáreas de pasto y monte bajo en una zona próxima al cementerio de la serrana localidad, situado a apenas un kilómetro del pueblo, y puso en jaque a los vecinos y a los servicios medioambientales para controlar la violencia de las llamas y evitar que se acercaran a zonas habitadas.

El suceso ocurrió minutos antes de las seis de la tarde, donde una gran columna de humo muy próxima al cementerio se hacía visible y alertaba del incendio a los vecinos. La sequedad del ambiente en la zona de pastos y monte bajo  motivó su rápida propagación, y llegó a atravesar la carretera en dirección a la zona conocida como ‘El Caserí0’. Rápidamente la Guardia Civil procedió a realizar cortes intermitentes de tráfico en  la zona afectada para evitar el paso de vehículos, mientras que los servicios forestales y medioambientales iniciaban el trabajo de extinción.

Hasta la zona afectada se desplazaron cinco vehículos autobomba con sus cuadrillas, cuatro helicópteros, sí como agentes forestales, bomberos de Segovia y un bulldozer, que con la colaboración de algunos vecinos voluntarios lucharon contra las llamas para conseguir estabilizar el fuego.

Aunque en el parte que la Consejería de Medio Ambiente facilita a las 19,00 horas sobre la evolución de los incendios se consideraba aún activo el de Torrecaballeros, el trabajo realizado ha permitido controlar “técnicamente” el fuego, según fuentes de la Junta de Castilla y León, y las  cuadrillas y maquinarias contiunarán trabajando durante la noche para refrescar la zona y atacar los puntos calientes para evitar su propagación.

Aunque aún no se ha perimetrado definitivamente la zona afectada, las primeras estimaciones apuntan a una superficie entre 25 y 35 hectáreas.

 

.