Córdoba, junto a alguna de sus obras./EL ADELANTADO
Publicidad

Con sólo 30 años, Irene Córdoba cuenta ya con un significativo currículo como artista. Desde 2007, esta joven segoviana ha paseado sus propuestas artísticas en el campo de la fotografía, el videoarte y el grabado por foros de la talla de PhotoEspaña o el Festival de Cine Europeo Muces de Segovia. Ahora llega a la sala de exposiciones de la Biblioteca Pública con una nueva propuesta  en la que bajo el título ‘Efímeros latentes’ muestra su talento a la hora de comunicar sus emociones con técnicas tan complicadas como el grabado o la fotografía.

Hasta el 28 de agosto, la exposición abrirá sus puertas a todos los segovianos, que podrán ver una exposición cuya idea inicial parte de un trabajo anterior de fotografía y videoarte titulado ‘Vulcanus Silente’ que presentó en la edición del Muces de 2016, en el cual “hablo sobre las emociones como lenguaje que nos conecta, como una fuerza catárquica primaria e instintiva”, según asegura la autora.

“En realidad casi todos mis proyectos tienen, a veces de forma inconsciente, como nexo de unión temas relacionados con el funcionamiento de la mente humana, los sueños, etc; pues me parece un mundo fascinante. Los considero pequeños viajes introspectivos”, explica Córdoba.

Para esta exposición, la artista segoviana quiso bucear en la representación física y a la vez abstracta “de algo tan intangible y en ocasiones impredecible como lo son las emociones que sentimos”. “Me pregunté a mi misma como se verían si surgieran de nuestro cuerpo y pudiéramos tocarlas, que colores tendrían, que melodías sonarían; de este modo pensé que la mejor forma de hacerlo era a través de los pinceles y la estampación que ofrece el grabado experimental al carborundo. Necesitaba la espontaneidad de la pintura, pero a la vez el control de la misma”, explica.

Fueron necesarias múltiples pruebas durante poco menos de un año aproximadamente hasta que el resultado fue el deseado, y en la muestra, puede verse que cada cuadro “ representa esa chispa, un pequeño instante congelado pero efímero, que cada persona desde su experiencia personal debe interpretar a su modo, pues como personas diversas sentimos e interpretamos las cosas de manera diferente”.

Córdoba alude a una cita del escritor danés Peter Høeg en la que se inspiró a la hora de desarrollar varios de sus trabajos, al igual que los múltiples escritos de filósofos como  Carl Jung, Judith Butler, entre muchos otros: “Hay que mirar hacia el interior de uno mismo. En el mismo instante que te alcanza el shock, te sobreviene una sensación muy especial y única, en tu interior, pero también por fuera, y esa sensación hay que palparla”.

Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca, Irene Córdoba realizó un master internacional de Fotografía Contemporánea en Madrid, y ha realizado más de 25 exposiciones individuales y colectivas, formando parte a su vez de varios colectivos de fotografía y videoarte. Su inquietud artística le lleva a tocar muchos campos creativos, ya que “es importante no cerrarse a nuevos proyectos y experimentar”.