Publicidad

El primer temporal de nieve del año está causando algunos problemas tanto en la ciudad como en la provincia. Ramas caídas, cornisas en peligro… muchas son las llamadas que están recibiendo los servicios de emergencia, la Policía Local y los Bomberos, «sobrepasados por la situación», según reconocieron ellos mismos.

Y eso a pesar de que se han reforzado ambos servicios, tal y como informa la alcaldesa, pues las previsiones de nieve se conocen desde hace tiempo. Sin embargo, dice Clara Luquero, a pesar de tener todos los medios posibles en la calle (hay tres máquinas quitanieves, una más pequeña y dos vehículos repartiendo sal en estos momentos por la ciudad), «llegamos hasta donde llegamos».

Por ello, pide a los segovianos y a las comunidades de vecinos que ayuden repartiendo las fundentes que se entregaron al finales del otoño, para limpiar las calles secundarias. Las vías principales, tal y como marca el protocolo, se están limpiando continuamente.
Además, informa de que se van a cortar las calles de la ciudad con mayor pendiente y pide a los segovianos que no circulen con sus coches, porque «es mejor dejar el coche que tener un accidente».

Por lo que respecta a la provincia, la Subdelegación del Gobierno en Segovia acaba de hacer público un comunicado en el que dice que «ante las dificultades que está provocando la intensa nevada en las carreteras de la provincia, se aconseja no utilizar el vehículo a menos que sea absolutamente necesario. Seguimos en nivel naranja y la práctica totalidad de las carreteras precisan de cadenas».

De hecho, la nieve ya ha obligado a cortar la AP-61 a la altura de San Rafael y en ambos sentidos, según el último parte de vialidad de la DGT, publicado a las siete de la tarde. Y en el resto de la red provincial se necesitan cadenas y está prohibido o no es recomendable que circulen camiones, autobuses ni vehículos pesados