Terraza de hostelería en la Plaza Mayor de Valladolid. / E. A.
Publicidad

Los problemas de los empresarios de hostelería con las terrazas del centro histórico de la ciudad no se han producido en ninguna otra capital de Castilla y León, asegura Ángel Blasco, vocal de la AIHS (Agrupación Industrial de Hosteleros Segovianos) y presidente de la Confederación de Hostelería y Turismo de Castilla y León, que reconoce que la impresión en el sector es de que Segovia tiene la regulación más restrictiva y preocupa que pueda serlo todavía más con la modificación que llevan esperando cerca de cuatro años.

Roberto Moreno, presidente de AIHS, acompañado entre otros por el propio Blasco y por la secretaria de la agrupación, Esther Núñez, ha mostrado un amplio repertorio de fotografías de terrazas de hostelería en diferentes plazas y espacios de los cascos históricos de ciudades como Ávila, Salamanca o Valladolid, pero también Toledo, Cracovia (Polonia) o Praga (República Checa), entre otras, con diferentes dispositivos para los meses fríos que en su opinión contribuyen a que estas urbes “sean más bellas con este tipo de cierres que de esta manera, con pintadas en el suelo como en un campo de fútbol”, por el sistema utilizado en Segovia para delimitar el espacio de las terrazas.

Moreno comenta que si un otoño o un invierno vienen fríos o lluviosos los hosteleros segovianos pueden hacer uso del espacio para terrazas cinco días de tres meses, de ahí la necesidad de buscar sistemas que hagan confortable la estancia en la calle, partiendo de la base de que a los españoles les gusta hacer vida en la calle.

Además, indica que la situación en la capital segoviana se agrava en espacios como la avenida del Acueducto o la Plaza Mayor porque en cierto sentido el Ayuntamiento, a través del cobro de las tasas por ocupación de la vía pública alquila el suelo a los empresarios de hostelería pero luego no les permite instalar sus terrazas cuando se producen eventos como ferias, carreras, etc. y en el caso de la plaza los jueves por la mañana por la celebración del mercado al aire libre.

Este responsable de la AIHS considera que el reducido número de puestos en este mercadillo de los jueves podría compatibilizar ambas actividades y afirma que así se lo transmitió en su momento a la alcaldesa, Clara Luquero, para que reestructurara el espacio de mercado. Plantea incluso la recuperación de la plaza de los Huertos, antiguo emplazamiento del mercado al aire libre.

Desde la agrupación empresarial llaman la atención sobre del alto coste de las terrazas de categoría especial, las del centro histórico, ya que solo en tasas tienen que abonar más de 90 euros por metro cuadrado al año.

La AIHS estima que hay entre 170 y 180 terrazas en toda la ciudad y algo menos de la mitad, en torno a 80, se encuentran en el centro histórico.

Mobiliario

Entre las principales preocupaciones de los hosteleros sobre los cambios que pueden introducirse en la ordenanza reguladora de terrazas, Moreno destaca la obligación de dejar el espacio libre de mobiliario e incluso de guardarlo en un local fuera del horario de apertura del establecimiento, una propuesta que la AIHS dice que haría inviable la continuidad de los negocios y entiende que ha partido de la Concejalía de Turismo. La alcaldesa puntualizó el martes pasado que es un asunto a estudiar y habló de soluciones intermedias.