Integrantes de la peña El Porrón fueron las primeras en salir a bailar la jota delante de la imagen de San Lorenzo, al comienzo de la procesión ayer sábado al mediodía. / Nerea Llorente
Publicidad

El barrio de San Lorenzo vive el día grande de sus fiestas patronales con mucha animación en la plaza y en sus principales calles. Tras la misa solemne, pasaba la una de la tarde cuando comenzó la procesión con un susto que quedó solo en eso. Sacaban en andas al Santo miembros de la Comisión de Fiestas cuando un error de coordinación motivó un desplazamiento de la imagen hacia su derecha entre los gritos y ayayays de los presentes que al segundo suspiraron aliviados al comprobar que está bien sujeto y, además, siempre hay alguien cerca para echar una mano.

Hay quien hablaba de milagro pero es de agradecer que, por si acaso, la escultura esté bien anclada. En cualquier caso, el milagro de este barrio es su fiesta, posiblemente la más popular de la capital segoviana y una de las más multitudinarias de la provincia.

Abel de Frutos, presidente de la Comisión de Fiestas –formada por representantes de siete peñas– afirmaba al término de la procesión que “todo el mundo quiere estar con el patrón el día de San Lorenzo” y así lo demostraron peñistas y vecinos que en gran número acompañaron al Santo en su recorrido por las que pueden considerarse sus entrañas, el origen de este arrabal de la ciudad medieval: Plaza de San Lorenzo, Calle del Puente, calle de las Nieves, calle de los Hortelanos y calle de San Cristóbal para regresar de nuevo a la iglesia por la calle del Puente.

Muchas y buenas jotas se bailaron delante de esta talla tan querida en el barrio. Muchos ‘Viva San Lorenzo! se escucharon en la hora y media larga de procesión. Entre la comitiva, además de los componentes de la Comisión, brillaron la reina y el rey de las fiestas, Sandra Merino y José Ávila, junto a las damas Itziar Gómez y Sofía Burgos, todos ellos peñistas, acompañados por autoridades como el primer teniente de alcalde Jesús García Zamora, alcalde accidental, junto a los concejales del Grupo Socialista Clara Martín y Andrés Torquemada –este último mostró sus habilidades bailando con mucho arte una jota–, o el portavoz del PP Pablo Pérez y la concejala popular Silvia Pasarón, que no dudaron en fotografiarse con la imagen.

También estaba allí el presidente de la Asociación de Vecinos ‘La Parrilla’, Félix Maroto, que nuevamente hacía un llamamiento a “ser comprensivos con quienes están disfrutando de las actividades festivas pero desde el respeto para quienes no están de fiesta”.

Desde la asociación vecinal del barrio colaboran con la organización acompañando a la Comisión de Fiestas en todos los actos y aportando material como mesas, sillas o locales, además de ayudar en los trámites administrativos y, sobre todo, en la relación con las autoridades.

Maroto ha querido agradecer públicamente a los integrantes de la Comisión de Fiestas “todo el trabajo que hacen y pedimos la colaboración de todos los vecinos con ellos porque de verdad que hacen una labor encomiable y estamos a su disposición”.

Por su parte, De Frutos dice que se sienten muy arropados por el resto de peñas, especialmente por las que este año celebran algún aniversario, porque han añadido eventos al programa festivo, pero también al resto “que siempre están para echar una mano para poner talanqueras o cualquier otra cosa, y a la comisión anterior que también nos ha ayudado”.

Se ha notado que la peña El Clan está celebrando su 50 aniversario y algunos de sus integrantes entraron en andas a San Lorenzo en la iglesia parroquial al filo casi de las tres de la tarde. Se trató de un momento muy emotivo para muchos vecinos del barrio e incluso pudo apreciarse alguna lágrima en los ojos de algunos.

Normalidad casi completa

Tanto el presidente de la Comisión como el de la Asociación de Vecinos han destacado la normalidad con la que se están desarrollando las fiestas este año, con la excepción de alguna pelea “como toda la vida”, apostilla Maroto, sobre todo cuando hay alcohol en exceso, aunque aclara que se resolvió sin heridos. Tampoco tuvo graves consecuencias la cogida de un mozo por un cabestro el miércoles después del encierro, en la suelta de vaquillas y ya dentro de la plaza de toros.

Ambos se muestran orgullosos del buen ambiente entre las peñas. El barrio es casi ejemplar en cuanto a convivencia y ese sí puede ser su verdadero milagro, como la organización por peñistas de unas fiestas con decenas de actividades cada día, incluyendo encierros o festejos taurinos como el concurso de recortes de la noche del viernes, cuando se llenó la plaza de toros. Hoy sábado la noche es todavía una promesa de más diversión y buen rollo.

 

Vivir la procesión

La tradición se mantiene en el barrio de San Lorenzo e incluso ha ganado en participación durante los últimos años

Dicen que la procesión va por dentro pero en San Lorenzo se vive a lo grande y bailar delante del Santo, o llevarle en andas durante un tramo, es para muchos una tradición que no pueden saltarse aunque los pies casi no obedezcan y el cansancio asome después de varios días de fiesta, mucha fiesta.

Quien ha querido bailar la jota durante la procesión oportunidades no le han faltado en la hora y media larga que le ha llevado al Santo recorrer algunas de las principales calles del barrio.

Hay peñas que tienen su origen en puntos concretos: la plazuela, el cruce de la calle del Puente con la de los Molinos, la calle San Cristóbal… Se trata de puntos calientes de la fiesta y el que más o el que menos sabe aproximadamente quién y dónde tiene que coger las andas o echarse una jota en honor a San Lorenzo.

La coincidencia este año en sábado de la festividad de este mártir al que los romanos asaron vivo en una parrilla ha sido quizá un revulsivo para que una multitud de peñistas y vecinos se echaran a la calle para asistir a este acto tan tradicional que en los últimos años ha ganado en participación. Mayores, menos jóvenes, jóvenes y niños viven la procesión como uno de los signos de identidad del barrio, en algunos casos desde el sentimiento religioso y en otros por motivos sentimentales.

Al término de la procesión, el presidente de la Comisión de Fiestas, Abel de Frutos, contaba que este año ha vivido la fiesta de otra manera y también este acto. “Cada año nos toca a un grupo de personas organizarlas y en mi caso el balance es positivo. Se aprende mucho, sobre todo a respetar el trabajo que hacen los demás. En ocasiones piensas por qué la Comisión hace tal cosa o no hace otras y cuando estás dentro te das cuenta de que no es nada sencillo”.

Mañana domingo, último día de las fiestas, es también una jornada de tradiciones porque en gran medida la fiesta se trasladará a la Alameda del Parral, donde a las 14,30 horas de la tarde comenzará a repartirse la caldereta popular, con música de dulzaina y tamboril de acompañamiento, que todavía hay tiempo para más jotas.

También son muy tradicionales los juegos populares: soga-tira, buscar monedas en harina, etc. que a partir de las ocho de la tarde se celebrarán en la plaza de San Lorenzo, para adultos y para niños.

De estos últimos depende el futuro de la fiesta y de la tradición y, a juzgar por la gran número de ellos que ha podido verse en las calles del recorrido de la procesión –algunos hasta compitiendo por encontrar los palos de los cohetes–, parece asegurado.

PROGRAMA DEL DOMINGO 11 DE AGOSTO

  • 11.00 horas. Encierro con posterior suelta de vaquillas.
  • 12.00 horas. Fusionateenmibaile, masterclass de baile. Alameda del Parral.
  • 13.00 – 15.00 horas. Hinchables y Futbolín Humano Infantil. Alameda.
  • 14.30 horas. Caldereta Popular en Alameda del Parral.
  • 15.30 horas. Hinchables infantiles, futbolín humano por peñas y batalla naval en la Alameda del Parral.
  • 18.30 horas. Concierto flamenco a cargo de Antonio Martín ‘Toñin’, pancetada y Fiesta de la Cebada organizado por la Peña El Porrascazo por su XV aniversario.
  • 20.00 horas. Tradicionales Juegos populares en la Plaza de San Lorenzo.
  • 22.00 horas. Encierro y suelta de vaquillas.
  • 0.00 horas. Verbena fin de fiestas con Orquesta Seven.