Ni contigo ni sin ti

El pleno municipal aprobó solicitar a la Junta el arreglo del patio del centro Santa Eulalia con la abstención del PP

1

Dos mociones, dos, de las acreditadas formaciones políticas del PSOE y del Partido Popular, salieron al coso de la política municipal en el último pleno para lidiar el espinoso asunto de las competencias sobre conservación de centros educativos públicos de propiedad municipal y, en este caso en concreto, sobre a quién le corresponde el arreglo del patio interior del colegio Santa Eulalia

Como ‘espadas’ actuaron la concejala de Educación, Lirio Martín, y la edil del Grupo Municipal Popular Mercedes Sanz. Ambas dieron buenos pases dialécticos con muletazos legislativos, jurisprudenciales y reglamentarios, escenificando una vez más lo separadas que están ambas posiciones y dejando al respetable, en este caso a la comunidad educativa, con mal sabor de boca. Lástima que, quizá porque las sesiones plenarias se celebran en horario lectivo, el público era escaso y por eso no se lanzaron almohadillas reprobatorias.

Para rematar, hubo algún aviso de la presidencia, la alcaldesa, Clara Luquero, porque las concejalas se pasaron de tiempo, aquerenciándose con este difícil toro del ni contigo ni sin ti; es decir, ni con la Junta, ni sin ella, ni con el Ayuntamiento, ni sin él. La presión por no excederse en los minutos contados llevó a la edil de Educación a resumir la lectura de algunos puntos de la normativa aplicable terminando con la coletilla “tarará tarará tarará…”

Aún así, su faena fue aprobada casi con la vuelta al ruedo, al contar con los votos favorables de la cuadrilla socialista y del portavoz de Izquierda Unida, Luis Peñalosa, y la abstención del PP. La resolución plenaria insta a la Junta de Castilla y León a que “lleve a cabo una obra nueva en el patio, con objeto de sustituir el pavimento y la impermeabilización del mismo, así como todas aquellas actividades complementarias que fueren necesarias”.

En cuanto a la moción que defendió la concejala del PP Mercedes Sanz, pretendía que el Gobierno Municipal asumiera “su responsabilidad y arregle, a la mayor brevedad posible, el patio interior del colegio público de Santa Eulalia, con el fin de evitar goteras, humedades y desprendimientos y por otro lado, evitar las caídas de los pequeños en su tiempo de juego”. Fue desestimada al no contar con los votos suficientes, ya que la alcaldesa, Clara Luquero, puso la puntilla con su voto de calidad, deshaciendo el empate. Para entonces ya había sido expulsado el concejal no adscrito Javier Arranz.

Como se recordará, EL ADELANTADO informó el 1 de enero de que las filtraciones de agua que se producen en el patio dificultan el uso de espacios del centro, lo que el pasado mes de enero obligó incluso a cerrar un servicio destinado a los alumnos más pequeños. Desde entonces se han realizado varias acciones reivindicativas, como concentraciones de alumnos y padres a las puertas del centro y la remisión de sendas cartas a la Dirección Provincial de Educación y al Ayuntamiento para que se alcance un acuerdo que permita una solución. La última iniciativa ha sido recurrir al Procurador del Común, equivalente del Defensor del Pueblo en el ámbito de la Comunidad Autónoma.

La sesión del pleno del Ayuntamiento del pasado viernes sirvió para que el equipo de gobierno explicara su posición, resumida en considerar “obra nueva” la intervención necesaria en el patio del Colegio Santa Eulalia, según indica un informe técnico del propio Ayuntamiento.

Por su parte, Sanz reafirmó la convicción de su grupo de que la competencia es municipal, al ser el centro propiedad del Ayuntamiento, y recordó que la Delegación Territorial de la Junta ha tendido la mano, en virtud del principio de colaboración institucional, algo que el gobierno municipal considera “una mano envenenada” por anteriores experiencias como la de la cubierta del Colegio Domingo de Soto, “que se quedó a medias”, según Martín.