Concentración ayer al mediodía en la puerta de la Subdelegación del Gobierno en Segovia. / E. A.
Publicidad

La puerta del edificio que alberga la sede de la Subdelegación del Gobierno en Segovia ha sido escenario de una concentración de repulsa por las últimas víctimas de violencia machista, una mujer de 55 años asesinada, María Josefa Santos, y su hijo de 29 (que resultó herido muy grave), vecinos ambos de la localidad burgalesa de Villagonzalo-Pedernales.

Los asistentes, entre los que se encontraban, además de la subdelegada, Lirio Martín, y personal de estas dependencias, la alcaldesa de la ciudad, Clara Luquero; el diputado nacional socialista José Luis Aceves; los procuradores socialistas Alicia Palomo y Sergio Iglesias; el delegado de la Junta, Javier López-Escobar; las concejalas del Ayuntamiento de Segovia Noemí Otero (Cs), Azucena Suárez (PP) y Ana Peñalosa (IU), así como el secretario provincial de CCOO, Alejandro Blázquez –la mujer asesinada era delegada de este sindicato–, o el defensor de la Ciudadanía del municipio de Segovia, Rodrigo González Martín, guardaron un minuto de silencio como testimonio de dolor por este suceso ocurrido el miércoles. / foto: E. A.