Las terrazas de hostelería tienen un uso cada vez más generalizado a lo largo de todo el año. / Kamarero
Publicidad

Hace una semana saltó la polémica por un cruce de declaraciones en los medios de comunicación entre el presidente de la Agrupación Industrial de Hosteleros Segovianos (AIHS), Roberto Moreno, y la alcaldesa, Clara Luquero, sobre posibles modelos a recoger en la ordenanza de terrazas, en revisión desde hace años. Desde el sector reclamaban que “puedan estar instaladas de manera permanente y ser cerradas para los inviernos que son más duros o los meses más fríos”, en palabras de Moreno en El Adelantado, a lo que la regidora respondía poco después que no iba a permitir “ranchitos privados”, expresión que fue recibida en la agrupación como una ofensa y su representante, arropado por la directiva y parte del sector, pidió una rectificación que Luquero ha dejado claro que no hará.

“No voy a opinar sobre las declaraciones que han hecho los hosteleros, solo voy a decir que me reitero al cien por cien en todo lo que dije porque ese es el planteamiento que ha tenido siempre y que tiene el Gobierno municipal y que va a mantener”, aseguraba ayer la alcaldesa en rueda de prensa.

Luquero recordó que hizo unas declaraciones la semana pasada a raíz de una pregunta en la rueda de prensa habitual de los jueves “en el sentido de qué opinaba sobre el cerramiento de terrazas para que pudieran ser utilizadas todo el año”.

Añadió que su respuesta versó sobre tres aspectos: que hay que seguir trabajando en el borrador de la ordenanza, “que se estudiarán posibilidades y hablé de separaciones, limitaciones entre terrazas pero que el Gobierno municipal está absolutamente en contra de posibilitar en el espacio urbano, y sobre todo en la zona declarada Patrimonio de la Humanidad, dije ranchitos privados, me da igual decir cerramientos de terrazas para gestión privada en el espacio público, me da igual el término pero el concepto es ese: no a cerramientos integrales; además dije que intentaremos conjugar el interés de un sector económico para la ciudad como es la hostelería con el interés general, que es nuestra obligación”.

La alcaldesa ha insistido en que ese planteamiento “es el mismo hoy, mañana, pasado, el año que viene, el año pasado y si supiera diez idiomas lo ratificaría en diez idiomas diferentes”.

Sobre la posibilidad de un encuentro entre representantes de la AIHS y el concejal del área de Servicios, Miguel Merino, ha comentado que este “está recién incorporado y hay muchos temas pendientes, entre otros el socavón de San Millán que está gestionando ahora mismo. Cuando pueda trabajará a fondo sobre el borrador de la ordenanza de terrazas, en el que estuvo trabajando intensamente la anterior concejala Paloma Maroto, pero ahora hay que dar la última versión y, cuando estemos ya en algo que se acerque a lo definitivo, nos sentaremos con la hostelería, igual que se habló anteriormente”.