Los participantes de una de las expediciones posan en su recorrido por los municipios de la provincia. / E. A.
Publicidad

El club de los ‘Pequeños Exploradores’ ha sumado este verano a su lista de miembros a seis nuevas localidades que ya lucen en sus senderos y parajes las señales de pertenencia a esta iniciativa del Área de Cultura y Juventud de la Diputación, que hoy sábado, 17 de agosto, pondrá fin a una nueva edición en Armuña.

Niños y adultos de la localidad madrugan para recorrer, a partir de las 9.30 horas y de la mano del guía José Antonio Quirce, por el Arroyo Tormejón, descubriendo a cada paso las especies propias de esta zona y conociendo sus características y peculiaridades. Y es que, al igual que ha ocurrido con el resto de municipios que han participado en el programa ‘Pequeños Exploradores’ desde su puesta en marcha en 2016, el reto con mayores y pequeños es que conozcan en familia el entorno que rodea a sus pueblos, teniendo así una mayor conciencia del respeto y el cuidado que éste merece.

Son muchos ya los caminos que han sido marcados por los ‘Pequeños Exploradores’ en toda la provincia y muchas, también, las familias participantes en esta iniciativa intergeneracional, que ha atraído el interés de los Ayuntamientos, que han colaborado a la hora de proponer los parajes más propicios para su desarrollo.

Así, en esta edición, los vecinos de Chatún conocían mejor los alrededores de San Benito de Gallegos, los de San Pedro de Gaíllos hacían lo propio con el río San Juan y el monte El Rebollar y los de Valseca descubrían, desde un punto de vista diferente, el despoblado de San Medel. Por otro lado, la empresa Otium Educación y Tiempo Libre, la otra ‘cicerone’ de esta actividad junto a José Antonio Quirce, mostraba a los habitantes de Bernuy de Porreros la naturaleza presente en el recorrido Sotoarriba-Suertes-Fuente del Moro y a los de Arcones les enseñaba las Callejas.

Éxito

Precisamente, tras esta expedición, que contó con cerca de una treintena de participantes, los guías mostraban su satisfacción por el transcurso del itinerario botánico y destacaban la “gran implicación” del pueblo en un paseo que, al igual que en el resto de localidades participantes, se prolongó a lo largo de entre dos y tres horas.

Además, la nula dificultad de las rutas ha contribuido una edición más a la participación de personas de todas las edades, quienes han tenido la oportunidad de escuchar las explicaciones de los monitores mientras iban descubriendo sobre el terreno las características del entorno; ya fuera una cacera, una fuente o la orilla de un río.

En suma, el proyecto de la institución provincial segoviana se completa con la entrega a los niños participantes de diverso material, incluida una chapa del club de los ‘Pequeños Exploradores’, así como con la publicación de una tirada de folletos informativos, que sirven a los Ayuntamientos como un recurso turístico más de cara al futuro y a los colegios como una herramienta educativa, puesto que los caminos y parajes recorridos en los itinerarios quedan marcados con una señalética especial para poder ser utilizados tras la celebración de la actividad que hoy finaliza.