La diputada provincial de Prodestur, Magdalena Rodríguez, visita uno de los bungalows de Fuentemilanos. / El Adelantado
Publicidad

Hay muchas formas de veranear y disfrutar de las vacaciones y, lógicamente, no todas tienen que ver con el turismo de sol y playa; ni siquiera con el disfrute del patrimonio del lugar de destino. Buen ejemplo de ello es el buen momento que viven los campings de interior, también los de la provincia, cuya ocupación ha aumentado en cerca de un 10%.

La diputada de Prodestur, Magdalena Rodríguez, ha comprobado in situ esta realidad durante su visita al camping de Fuentemilanos, que cuenta con una capacidad para 277 personas. “Las estadísticas que nos da la Junta de Castilla y León nos dicen que es un turismo que ha aumentado considerablemente desde el año pasado, a pesar de que somos la provincia que mayores indices de ocupación tiene dentro de la Comunidad. Los meses de julio y agosto son los más fuertes del año y, según nos han dicho, los turistas son fundamentalmente alemanes, franceses y belgas, aunque también hay muchos de la Comunidad de Madrid durante el resto del año”, explica la diputada.

El de Fuentemilanos es solo uno de los seis campings con los que cuenta la provincia. Hay otro en Segovia capital, con 439 plazas; otro en Riaza, de 864 plazas; otro en Lastras de Cuéllar, con 384 plazas; uno en Coca, de 136 plazas; y otro en Cantalejo, con 236 plazas. En total, Segovia cuenta con 2.336 plazas de camping, una cifra que no ha variado en los últimos años.

“Son una buena opción para la gente que necesita mucho contacto con la naturaleza; es un turismo muy familiar dirigido a ese segmento de población que quiere tener experiencias divertidas, de aventura y al aire libre. Aunque los visitantes se mueven por la provincia, pasan la mayor parte del tiempo en la piscina, haciendo rutas con la bicicleta o jugando a la raqueta. En Fuentemilanos también pueden disfrutar del aeródromo”, cuenta Rodríguez.

La estancia de muchas de las familias durante el verano alcanza las dos semanas, aunque también hay quienes pasan hasta un mes disfrutando de los establecimientos. Hay que destacar, además, que las reservas para los bungalows de varios de los campings están completas para estas fechas desde un año antes.