La Junta registra 52 denuncias por infracciones de la orden de pesca

La mayoría están relacionadas con los medios y procedimientos de pesca como cebar las aguas, utilizar sedales durmientes o cebos prohibidos o usar más cañas de las autorizadas.

183

Los agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León continúan, pasado el ecuador de la temporada de pesca, con la campaña de vigilancia e información, iniciada coincidiendo con el período hábil. El objetivo es controlar la actividad y dar a conocer las novedades de la nueva Orden FYM/268/2014, de 14 de abril, por la que se modifica la Orden FYM/160/2014, de 11 de marzo, por la que se establecen las normas reguladoras de la Pesca en la Comunidad de Castilla y León para la temporada 2014.

La campaña se extenderá a lo largo de toda la temporada de pesca de este año. Se inició coincidiendo con el período hábil, el 16 de marzo, y se prolongará hasta el 31 de este mes, con el objetivo de conocer de primera mano las demandas de los pescadores y mejorar la conservación y la gestión de la pesca. Además, el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) colabora y se coordina con los agentes de la Junta de Castilla y León en las tareas de conservación y vigilancia del medio natural.

A este respecto, cabe destacar que el Servicio Territorial de Medio Ambiente ha registrado ya 52 denuncias por infracciones a la nueva Orden, una cifra similar a la de temporadas anteriores en torno a estas fechas. La mayoría de estas infracciones están relacionadas con los medios y procedimientos de pesca como cebar las aguas, utilizar sedales durmientes o cebos prohibidos, o pescar a mano o con más cañas de las autorizadas.

Respecto a las sanciones que pueden imponerse, el grueso de las infracciones corresponde a las menos graves, con una cuantía que oscilaría entre los 600,01 y los 3.000 euros, y para las graves desde los 3.000,01 hasta los 10.000 euros. Con adecuación al principio de proporcionalidad, siempre se sanciona con la menor cantidad posible. Además, la nueva ley recoge la posibilidad de reducir la cuantía de la multa hasta en un 50 por ciento por pronto pago.

Novedades normativas

La novedad más importante de la Ley de Pesca es que en las aguas trucheras con carácter general se practicará la pesca sin muerte, por considerar que en estas masas de agua la trucha, especie de interés preferente, está presente de forma significativa. Esto significa que en los antiguos tramos libres (denominados a partir de ahora aguas de acceso libre) la pesca de la trucha se practicará en la modalidad de ‘sin muerte’, es decir sólo se podrá utilizar la mosca artificial, en cualquiera de sus variedades o montajes, o la cucharilla de un solo anzuelo; en ambos casos con arponcillo ausente o inutilizado, y cualquier ejemplar de trucha que se capture debe ser devuelto a las aguas de forma inmediata, procurando ocasionarle el mínimo daño en su manejo.

No obstante, se permite la pesca con muerte en los cotos, cuya oferta se mantiene a unos precios más atractivos que en años anteriores, al gozar de bonificación las jornadas de pesca en días laborables y todas las personas mayores de 65 años o menores de 16 años, independientemente de su nivel de renta.

Otra novedad es la creación de los tramos denominados aguas en régimen especial controlado (AREC), donde se permite la extracción de truchas, previa obtención de un pase de control gratuito, a través del servicio telefónico 012 o de la página web de la Junta. Este pase de control consistirá en un localizador digital —nominal, individual e intransferible—, que será enviado al solicitante por SMS o correo electrónico y llevará consigo durante el ejercicio de la pesca. Desde el lunes de cada semana podrán solicitarse los pases de control correspondientes a

esa semana y a la siguiente como máximo.

Estas aguas en régimen especial controlado se distribuyen por la práctica totalidad de las aguas trucheras de la Comunidad y su función será facilitar el acceso a la pesca a aquellos pescadores tradicionales.

LOS TRAMOS AREC

En la provincia de Segovia, los tramos AREC afectan a los ríos Riaza, Cega, Moros y Eresma. En el río Riaza, Montejo de la Vega cuenta con un tramo de 4,8 kilómetros en el que se puede practicar la pesca los martes, miércoles y jueves, con un límite de 6 pases de control por día. Con el mismo número de localizadores cuenta el tramo de Molino La Villa, en el río Moros, con 5,5 kilómetros. En el caso, del Cega, la sección de Torre Val posee 5 kilómetros disponibles los jueves, sábados, domingos y festivos, donde solo se acreditarán 10 pases. Por último, la zona de Pontón Alto, en el río Eresma, se extiende por 44 hectáreas, que podrán disfrutarse de martes a domingo para un total de 25 pases.

En todas las AREC de Segovia están prohibidos los cebos naturales y el cupo de capturas se sitúa en dos, con una longitud mínima de 21 centímetros. (Se pueden consultar los límites y periodos hábiles de los tramos AREC de la provincia en la ORDEN FYM/268/2014, de 14 de abril, por la que se modifica la ORDEN FYM/160/2014, de 11 de marzo, por la que se establecen las normas reguladoras de la Pesca en la Comunidad para la temporada 2014).

Respecto a los cebos, se prohíbe el empleo de pez vivo o muerto, cualquier clase de huevas o cualquier fase de desarrollo de animales que no pertenezcan a la fauna local.