Un vehículo de Protección Civil carga un remolque con alimentos para los miembros del operativo en El Espinar. / El Adelantado
Publicidad

El resultado y las consecuencias que conlleva un incendio son siempre negativos, aunque, en ocasiones, la ejemplaridad con la que los afectados se comportan ante la adversidad obliga necesariamente a buscarle el lado positivo a una tragedia medioambiental como la sufrida en La Granja. Y es que la solidaridad de vecinos, voluntarios y municipios ha sido la tónica habitual durante estos días de fuego y humo.

Una solidaridad que ha llegado, incluso, a exceder la demanda y las necesidades de los miembros del operativo de extinción. “Hoy en día con las redes sociales los mensajes corren como la pólvora, y la gente se ha movilizado de manera masiva. Cuando informamos de que se necesitaban alimentos, empezaron a llegar tantas personas con bocadillos y ayuda que tuvimos que avisar para que no trajesen tanta que se pudiese estropear después. Lo que hay que agradecer es que ese primer ímpetu que tuvo la gente de solidaridad y de querer ayudar se ha mantenido a lo largo de las horas y los días, y se ha sabido canalizar de forma adecuada”, ha celebrado el alcalde del Real Sitio de San Ildefonso, Samuel Alfonso.

Miembros de las distintas administraciones implicadas en la lucha contra el fuego, así como los propios equipos de extinción han agradecido el trato recibido por los vecinos del municipio, que ha facilitado su labor de control y extinción del incendio.

Entre los establecimientos que han puesto sus recursos a disposición de la causa se encuentran numerosos comercios, supermercados, restaurantes y hoteles; así como muchos vecinos, a título particular, de la Granja y Valsaín, pero también de otras localidades.

“Ha sido algo excepcional. El primer día el Ayuntamiento de El Espinar y su equipo de Protección Civil aparecieron con un remolque lleno de comida; el Ayuntamiento de Trescasas ha estado todos los días con su ‘pickup’ echando una mano en todo lo necesario; ha colaborado también el Ayuntamiento de Palazuelos y, además, otros muchos municipios más alejados de la provincia o incluso de Madrid se han ofrecido para ayudarnos en cualquier necesidad”, ha explicado el edil granjeño.

Los productos más necesarios durante estos días, y que en mayor medida han podido aportar comercios y particulares han sido: agua, leche, bebidas con sales; y alimentos como bocadillos, barritas energéticas, mucha fruta, bollería y termos de café en las primeras horas de la mañana y últimas de la tarde.