Vecinos de la zona observan el incendio en la sierra. / Rocío Pardos
Publicidad

Las investigaciones ya lo apuntaban, tal y como adelantó el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, en su visita del pasado 6 de agosto al lugar del incendio, y finalmente se ha confirmado: el incendio que afectó a la Sierra de Guadarrama y si Parque Natural en el término Municipal del Real Sitio de San Ildefonso fue intencionado.

Lo ha confirmado la Junta de Castilla y León, a través de informe que diariamente emite la Consejería de Fomento y Medio Ambiente para informar de la actualidad de los fuegos que amenazan la masa forestal de la Comunidad.

Una “salvajada”, según calificó el consejero la acción del incendiario, que se ha cobrado por el camino 153,27 hectáreas de superficie arbolada de pino silvestre y quercus pyrenaica; 210,72 hectáreas de matorral, con predominio de juniperus communis; y 15,75 hectáreas de pasto. En total, 379,74 hectáreas afectadas en la sierra segoviana.

Una vez extinguido por completo el fuego y sus posibles réplicas, y ya sin medios de extinción sobre el terreno, la Junta ha firmado el contrato para iniciar los trabajos de consolidación del terreno y de actuación sobre las aguas superficiales y la empresa adjudicataria, junto con técnicos de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, han comenzado sobre el terreno las primeras tareas, tal y como ha informado el delegado territorial Javier López-Escobar.

El delegado ha querido, además, tranquilizar a los vecinos del entorno sobre el ‘humo’ que ha parecido apreciarse en los últimos días en la zona y que ha provocado varias llamadas a Emergencias: “Los remolinos que se pueden ver estos días en la Sierra de Guadarrama no son humo sino ceniza movida por el viento, similares a las tolvaneras de polvo habituales en verano en la meseta”, ha dicho.