Pako Merino y Diego Lorca presentan su obra ‘Distancia siete minutos’ en la pasada edición de Puro Teatro.
Pako Merino y Diego Lorca presentan su obra ‘Distancia siete minutos’ en la pasada edición de Puro Teatro. / Kamarero
Publicidad

La quinta obra de Titzina, la compañía de teatro formada por Pako Merino y Diego Lorca — actores y autores de las creaciones — surge de su última gira por Sudamérica, particularmente de su paso por Perú, donde perciben lo presente que está el pasado en la sociedad. ‘La Zanja’ aterriza a las 20.30 horas de esta tarde en la Sala Julio Michel de La Cárcel_Segovia Centro de Creación como parte de la programación de San Frutos de manos del Ayuntamiento de Segovia y perteneciente al ciclo ‘Puro Teatro’ de la capital.

“Estando de gira en Perú, nos dimos cuenta, a través de los comentarios de los locales, que la colonización española de sus territorios sigue muy presente y, sin embargo, en España no está para nada a la orden del día”, señaló Pako Merino, director, guionista y actor de Titzina. “A raíz de eso investigamos en la historia de la llegada de Francisco Pizarro en 1532 y en cómo, con tan solo cien hombres, fue capaz de derrocar a Atahualpa, emperador de toda la zona que ahora ocupa Ecuador y Perú a través de la superstición y los miedos que reinaban en esa civilización”, siguió Merino.

La obra que se representa hoy, cuenta la historia de un técnico de minas europeo que es enviado, precisamente, a una mina de oro de Perú — localización que supone el nexo entre el pasado de Pizarro y el presente — para mediar con una población preocupada por la contaminación y la degradación medioambiental a causa de la explotación del yacimiento.

“Queremos presentar al público la ambición que mueve al ser humano a conseguir riqueza cueste lo que cueste”, indicó el actor y añadió que, a través de la documentación y la investigación llevada a cabo para escribir ‘La Zanja’, se han dado cuenta de que “las historias del presente y del pasado nos conectan como seres humanos y, además, encontramos relatos de ambición en todas partes, son caras y personajes distintos de todas partes del mundo pero todos vivimos lo mismo”.

Su propósito es, así mismo, hacer que los espectadores lleguen, tras el visionado de la obra, a las preguntas que se hicieron ellos mismos al comienzo de su andadura y las hagan públicas en el debate final que crean los actores al término de la misma.

Con ‘La Zanja’ es la tercera vez que Titzina presenta una obra en el ciclo ‘Puro Teatro’ de Segovia —también representaron ‘Exitus’ y ‘Distancia siete minutos’— y afirman que se sienten “muy contentos” de participar en un evento que ya lo consideran como parte de su gira particular.

Merino y Lorca llevan a cabo, también, la ardua tarea de hacer llegar el teatro a los jóvenes. “Hemos decidido hacer una sesión matinal para institutos ya que queremos que el teatro no sea únicamente para los mayores. Nuestra mayor satisfacción llega cuando un alumno nos confiesa que nunca habría imaginado llorar con una obra teatral”, afirmó el actor.
Titzina aguanta largos periodos de tiempo, de hasta tres años, con la representación de las obras que llevan creando desde 2001 en sus tournées por las geografías española y sudamericana.