Decano-abogados
El presidente del Consejo de la Abogacía de Castilla y León presidió el acto de toma de posesión del decano (dch.) / NEREA LLORENTE
Publicidad

En un acto solemne celebrado en la Sala de Vistas de la Audiencia Provincial, Julián Sanz Gómez tomó posesión como decano del Colegio de Abogados de Segovia, cogiendo el relevo de Julio Sanz Orejudo, actual presidente del Consejo de la Abogacía de Castilla y León. En el apartado reivindicativo, ambos señalaron la necesidad de que el Ministerio de Justicia actualice las compensaciones que reciben los abogados del turno de oficio.

Tras tomar posesión, Sanz Gómez tomó la palabra para hablar de las tres líneas de actuación sobre la que quiere que la Junta de Gobierno trabaje a partir de ahora: La integración de todos los colegiados, el respeto hacia la abogacía por parte de todos los órganos y agentes sociales y la mejora de las infraestructuras colegiales junto mantener una formación continua de los profesionales del Derecho.

En el momento de los agradecimientos, el primero fue para Sanz Orejudo, que presidió el acto en presencia del presidente de la Audiencia de Segovia, Ignacio Pando, así como del presidente de honor del Consejo de la Abogacía de Castilla y León, los de los colegios de abogados de Ávila, León, Salamanca y Valladolid, el del Colegio de Procuradores de Segovia y autoridades locales como la alcaldesa de la ciudad, la subdelegada del Gobierno o el diputado delegado de Área de Administración y Personal de la Diputación, entre otros.

“Has sido un excelente decano y espero estar a la altura”, le dijo Sanz Gómez a Sanz Orejudo minutos después de que ambos se fundieran en un abrazo después de que el primero jurase respetar la legalidad y la Constitución, como ya hiciera al iniciar su andadura como letrado en 1984, según comentó.

Como portavoz de la Abogacía en la provincia, aseguró que va a ser “el decano de todos los abogados segovianos” y que “las puertas del Decanato están abiertas” porque el Colegio es la institución en la que caben todos. Por otra parte, dijo que entre su labor estará reclamar que estos profesionales del Derecho estén en plano de igualdad respecto al resto de actores de la Justicia, ejerciendo la defensa con independencia y libertad.

“Nuestra voz debe ser oída, seremos leales a las instituciones pero no nos temblará el pulso para defender los derechos de los abogados”, afirmó Sanz Gómez, al tiempo que pidió a los colegiados un riguroso respeto del código deontológico en la “búsqueda permanente de la excelencia”.

Reivindicación económica

No olvidó en el terreno económico reivindicar la actualización de la compensación económica de los abogados de oficio, por la labor que ejercen de justicia gratuita. El decano recordó que hace doce años que el Ministerio de Justicia no lo hace y recalcó que “no puede ser que por el mismo trabajo en España se llegue a triplicar la dotación económica” frente a la que reciben los abogados segovianos, ya que las competencias de Justicia en Castilla y León continúan en el Ejecutivo central mientras allí donde las han asumido las Comunidades Autónomas el turno de oficio está mejor remunerado en general.

En el mismo sentido, Sanz Orejudo insistió en reivindicar la dignificación de la Abogacía y se mostró convencido de que “esta batalla la vamos a ganar”.

Antes, en declaraciones a los medios, el presidente del Consejo autonómico comentó que esta reivindicación se está volviendo “eterna” pero que no se va a dejar. “En este momento, desde el Consejo General de la Abogacía, desde los consejos autonómicos y desde los colegios de abogados existe una conjunción plena y coincidente al cien por cien de que esto se tiene que mejorar. No puede ser que los baremos sean de auténtica miseria”.

Apuntó que estarán pendientes de los Presupuestos Generales del Estado “porque ya es hora de que de una vez se actualice esta situación” y añadió que “no es de recibo que el coste medio de un asunto de un abogado de oficio sea 125 euros, en un procedimiento de divorcio, en un procedimiento penal complejo, en un procedimiento civil…”.

Se trata, según Sanz Orejudo de un asunto de dignidad no solo de los abogados sino de toda la sociedad que exige “una Abogacía de excelencia” y desde las instituciones colegiadas así lo están procurando con formación y control.

Otras tomas de posesión

En el acto tomaron también posesión como integrantes de la Junta de Gobierno del Colegio Rosario García Albertos como bibliotecaria, Andrés Ricardo Martínez García, César Fraile Casado y Elvira Victoria Sanz Rivas como diputados 1º, 2º y 4º, respectivamente.

Continúan los problemas de siempre

La dispersión de sedes judiciales, hasta que concluyan las obras del nuevo edificio de juzgados o el retraso en los expedientes de ejecución de sentencias penales son algunas de las cuestiones que marcan la actividad de los abogados segovianos.
Julio Sanz Orejudo, segoviano de El Espinar, como presidente del Consejo de la Abogacía de Castilla y León terminó el acto solemne de toma de posesión del decano del Colegio de Segovia con esta frase: “Los abogados deben ser la voz de los ciudadanos y las instituciones de la abogacía, la voz de los abogados”.

Por eso el nuevo decano, al ser preguntado por los problemas a los que se enfrenta el colectivo, reiteró, como no podía ser de otra manera, que “son muchos y variados”, destacando la dispersión de sedes y la insuficiencia de estas hasta que no finalicen las obras del nuevo edificio de juzgados, “un gran handicap”, dijo.

Señaló también retrasos considerables en el Juzgado de lo Penal que se intentan paliar con un juzgado de apoyo y la reciente incorporación de dos funcionarios para agilizar sobre todo los expedientes de ejecución de sentencias. Del segundo Juzgado de lo Penal nada se sabe.