Fernando Peñalosa en el laboratorio de la redaccion de El Adelantado cuando el diario tenía su sede en la calle de San Agustín.
Publicidad

Dice el vitralista Carlos Muñoz de Pablos, comisario de la exposición homenaje de 2010 a Fernando Peñalosa, que la obra fotográfica de ‘Coli’, como cariñosamente se le conocía en el mundillo periodístico, es un auténtico homenaje a Segovia. Pero el trabajo de varias décadas de este fotoperiodista, que se fue un 23 de agosto de 2009, es casi inabarcable y merecería centenares de exposiciones.

Quienes tuvimos la suerte de contar con la compañía de este maestro de la imagen en El Adelantado, y también en otros medios de alcance nacional, coincidimos en su bonhomía y su capacidad para captar la esencia de las personas, pasión por el retrato y descubridor de personajes únicos.

Sirvan como recuerdo y reconocimiento de quien sigue muy presente en la memoria colectiva de Segovia, un puñado de sus fotografías, seleccionadas casi al azar; de Urrialde a Rosendo, de la hoy vicepresidenta Carmen Calvo al secretario general de la ONU Kofi Annan o la escritora Doris Lessing en amigable conversación con el historiador Eric Hobsbawm.