Profesionales y voluntarios que participan en el operativo se juegan la vida para parar el fuego. / Raúl García Castán
Publicidad

Una brigada investiga las causas del fuego que se declaró pocos minutos antes de las tres de la tarde del domingo en un paraje próximo al Caserío de Urgel, en La Granja y que ayer permanecía con el Nivel 2 de peligrosidad declarado por la Junta aunque estabilizado en su cabeza. La Dirección General de Medio Natural del ejecutivo autonómico ha confirmado que detrás de este siniestro hay una mano humana, aunque está pendiente de determinar si se originó de forma intencionada o fue una negligencia o accidente.

Entre los medios aportados por el Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación (MAPAMA) se encuentra una unidad de análisis y planificación con sede en la provincia de Albacete.

Sin confirmar

Durante el día de ayer se difundieron a través de redes sociales como Facebook y aplicaciones móviles de mensajería como WhatsApp rumores y noticias sin confirmación oficial en relación con la detención de dos personas, aludiendo a que una cámara de videovigilancia de la urbanización del Caserío de Urgel, en cuyas inmediaciones se ha localizado el origen del incendio, había grabado imágenes de los presuntos pirómanos.

También se puso en conocimiento de la Guardia Civil el testimonio de una persona que en Facebook afirmaba que se había cruzado en la vertiente madrileña de la sierra con un ciclista que aseguraba haber visto un vehículo “lanzando el fuego” por las ventanillas. Como se recordará, el mismo domingo, una hora antes de que se detectara el incendio de La Granja, se había declarado otro en la proximidad del puerto de la Morcuera, entre las localidades madrileñas de Rascafría y Miraflores de la Sierra, a pocos kilómetros del límite con la provincia de Segovia.

El director de la Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid 112, Carlos Novillo, ha afirmado que “nos han hablado de tres focos diferentes por lo que puede ser que se encuentre detrás la mano intencionada del hombre”.

Sin desgracias personales

Al igual que el domingo, hasta las 21 horas de ayer no constaban desgracias personales, con la excepción de un brigadista evacuado al hospital con un corte en una mano.