Publicidad

Un incendio asoló la práctica totalidad de una vivienda situada en el número 18 del paseo Ezequiel González, en el que la violencia de las llamas obligó a los bomberos a emplearse a fondo para controlar y sofocar el siniestro cuyas causas aún no han sido determinadas, aunque las primeras hipótesis apuntan a un fallo en la instalación eléctrica del inmueble.

El suceso ocurrió en torno a las 19,00 horas, cuando los vecinos y viandantes que pasaban por la zona advirtieron de una densa humareda que salía de la ventana del cuarto piso del citado edificio, que pronto derivó en fuertes llamaradas que pusieron en evidencia la gravedad del incidente.

Hasta el lugar de los hechos se trasladaron dos dotaciones del Cuerpo de Bomberos, conformadas por el vehículo autoescala y otro aljibe, mientras que la Policía Local y el Cuerpo Nacional de Policía procedían a acordonar la zona y cortar la calle, dejando uno de sus dos carriles inhabilitado para permitir la acción de los servicios contra incendios.

Los bomberos tuvieron que emplearse a fondo para controlar el fuego, ya que la densa humareda y la alta temperatura de la combustión de los enseres dificultó en un principio la intervención, pero según explicó el jefe de bomberos José Luis del Pozo, “se ha actuado rápidamente porque no ha afectado a los pisos inferior y superior, ya que las puertas del piso estaban cerradas y no ha habido corrientes que hayan podido afectar a las zonas colindantes”.

Del Pozo explicó que el fuego se ha centrado específicamente en una de las habitaciones de la vivienda, que ha quedado completamente calcinada, aunque el resto del inmueble se ha visto muy afectado, aunque no será hasta el día de hoy cuando pueda hacerse la evaluación definitiva de los daños.

Un incendio arrasa una vivienda de la calle Ezequiel González

Como medida preventiva, los bomberos decidieron evacuar a los vecinos de la planta afectada, así como de la anterior y superior, que pudieron regresar a sus domicilios una vez que se completaron las labores de ventilación y saneamiento de toda la zona.

Afortunadamente, las llamas no han causado daños personales, y la ambulancia del servicio de emergencias desplazada al lugar de los hechos sólo tuvo que atender a una mujer, residente en el edificio, que sufrió una crisis de ansiedad derivada de la tensión del momento, que fue dada de alta ‘in situ’ por los facultativos.

Aunque aún no se han determinado de forma efectiva las causas del incendio, las primeras hipótesis apuntan a un fallo en la instalación eléctrica del inmueble, tal y como aseguraron desde la familia residente en el edificio, que en declaraciones a este periódico señalaron que ya habían advertido a su casero de algunos problemas en este sentido. Por su parte, la propiedad de la vivienda asegura que ya había ocurrido algún episodio similar, y apuntan a deficiencias en el uso de la instalación por parte de los inquilinos.