Y el tren volvió a pasar

    La Segoviana volvió al cuarto puesto tras ganar al Santa Marta jugando un partido muy serio.

    En este grupo octavo en el que no hay manera de que el cuarto clasificado soporte la presión de sus rivales y aguante su posición, la Gimnástica Segoviana accedió ayer a ese privilegiado último puesto que da derecho a jugar la fase de ascenso a Segunda B, después de derrotar al Santa Marta en un partido áspero, en el que hubo bastante más fútbol en el primer tiempo que en el segundo, pero en el que los goles llegaron curiosamente tras el descanso.

    Sabedor el conjunto azulgrana de los pinchazos del CD La Granja, aunque éste solo a medias, y del Valladolid B, éste si del todo en La Virgen del Camino, los jugadores de Santi Sedano saltaron al campo de hierba artificial del Alfonso San Casto con ganas de dar un puñetazo en la mesa, y de demostrar que a los equipos grandes no puedes dejarles ni una sola oportunidad de remontar. Así, con Ricardo y Roberto aguantando el peso del equipo en el centro del campo, y Manu barriendo lo que pasaba por su zona, la Segoviana comenzó a controlar el juego, aunque no creó su primera ocasión hasta casi el primer cuarto de hora, con un remate alto de Ramón Marín.

    El Santa Marta, obligado a ganar para salir de las plazas de descenso, intentaba generar fútbol, pero sin demasiada profundidad sobre el marco de Durán, al que intentó probar Chamorro con un remate de cabeza que acabó marchándose desviado. Pero lo cierto era que el peso del partido era azulgrana, que protagonizaba las acciones más peligrosas, como un remate de Roberto que se marchó fuera, o un mano a mano de Dani Calleja con el portero Darío que el centrocampista azulgrana no acertó a definir.

    Sin haber marcado ningún gol, la Segoviana parecía tener el partido controlado, pero éste se le descontroló en el último minuto de la primera parte, poco después de que Borja y Durán no se entendieran en un balón dividido, que le dio la oportunidad a Revilla de rematar, aunque su lanzamiento no encontrara la portería azulgrana. Manu, que ya tenía una amarilla, vio la segunda por tocar el balón con la mano, y la Segoviana se fue a los vestuarios con la necesidad de ganar el partido con un jugador menos.

    Sin embargo, cosas del fútbol, muy pronto el partido se le volvería a poner de cara al equipo gimnástico, que salió con ganas. Así, en el minuto 48 una mano de Jaime dentro del área local fue sancionada con penalti, y expulsión del central del Santa Marta. Roberto no falló desde los once metros, y el equipo visitante se encontró con la ventaja en el marcador ante un oponente obligado a arriesgar al lanzarse al ataque. Durante muchos minutos el equipo de casa no fue capaz de superar la barrera defensiva azulgrana, y cuando comenzó a inquietar a Durán ya tenía que remontar no sólo un gol, sino dos, puesto que en el ecuador del segundo período Borja hizo un derroche de fuerza y calidad en su subida por la banda derecha, llegando a superar al guardameta, y marcado el 0-2.

    Chamorro y Rubén pusieron las ocasiones locales en unos últimos minutos en los que el Santa Marta apretó de firme a la Segoviana. Pero el equipo de Santi Sedano ya había cazado a su presa, y no la iba a dejar escapar. Los tres puntos se montaron en el autobús del conjunto gimnástico, que recupera el cuarto puesto cuando hace dos jornadas parecía desahuciado. La fortaleza mental del equipo, y los pinchazos de los rivales, hicieron posible la remontada.