Una victoria de equipo

El Viveros Herol Nava aprovechó su mayor profundidad de banquillo para superar al Uharte.

1

El Viveros Herol Nava viajaba hasta tierras navarras para enfrentarse al Balonmano Uharte en un partido difícil tanto por enfrentarse a un rival totalmente impredecible, como por el horario nada habitual del encuentro, las doce del mediodía del sábado.

A pesar de que de inicio, Raúl Álvarez contaba con toda la plantilla a su disposición, la baja a última hora por problemas laborales de Simón García dejaba a los naveros bajo la única dirección del capitán, Carlos Villagrán quien tomó la responsabilidad y tiró de veteranía y galones en los momentos necesarios.

Con una defensa por debajo del nivel al que el Nava está acostumbrado, el inicio de encuentro fue un ir y venir de igualdad relativa, con ventajas de uno o dos goles a favor de los locales. A pesar de la diferencia física entre los jugadores de uno y otro equipo, la defensa navera no encontraba la manera de parar al pivote local, que una y otra vez encontraba el hueco para marcar con facilidad, lo que obligaba a Raúl Álvarez a solicitar tiempo muerto en el minuto 13 con el resultado de 9-7.

Tras el tiempo muerto salieron a la cancha Alberto García, Ismael Villagrán y Nico López, cambios muy acertados que a la larga protagonizarían el resurgir del equipo en ataque, siendo los artífices de los siguientes cinco goles que, tras un parcial de 1-5, ponían el 10-12 en el marcador tras un gran tanto de Nico López en la línea de seis metros a pase de Carlos Villagrán.

Tras una leve reacción de los locales que llegaron a poner de nuevo las tablas en el marcador (13-13) el Viveros Herol Nava tomaba en los minutos finales de la primera parte las riendas del encuentro siendo recompensados con la máxima diferencia a su favor (13-16) aunque el resultado al descanso fue de 15-17.

En el segundo período el devenir del partido fue un calco de lo visto en la primera parte, no encontrando ninguno de los dos equipos las armas para despegarse en el marcador. La defensa navera era castigada con continuas exclusiones mientras que en el ataque Roberto Pérez y Darío Ajo Villarraso no tenían su día. Tras varias jugadas rápidas y de intercambio de goles se llegaba al minuto 40 de partido, de nuevo, con las tablas en el luminoso (24-24) y todo indicaba que se llegaría al final con un marcador más que apretado.

Pero si por algo destacaron los naveros por encima de los navarros fue por la calidad individual de sus jugadores, que hace de esta plantilla una de las mas completas de la categoría. Varias paradas en los momentos cruciales de su portero Ángel González ‘Blas’, la visión del juego de Carlos Villagrán, un golazo de Guillermo Campillo desde los 9 metros, la puntería de Nico en los 6 metros, la garra de Carlos Domínguez en defensa, la seguridad de Alberto García en los 7 metros… todo sumaba y más en un final de encuentro tan apretado.

Así se llegó al último minuto de partido con ventaja de dos goles a favor de los visitantes, con uno menos por la exclusión de Ismael Villagrán y balón para los locales que, tras una rápida jugada, pusieron a prueba a Ángel con un tiro desde el extremo ante el que el portero navero no se arrugó y realizando la parada del partido recuperó el balón para los suyos. De poco sirvió ya que los visitantes perdieran la pelota en ataque y que los de casa marcaran un gol rápido, porque ya no hubo tiempo para más.

Como se preveía, final apretado del que el Viveros Herol Bm. Nava salió victorioso por la mínima, llevándose los dos puntos de vuelta a Nava de la Asunción. La mención especial de este encuentro fue para Nico López que además de firmar una de sus mejores actuaciones con el equipo navero, se convirtió en el máximo anotador del encuentro con ocho goles.