Una victoria de calidad

    Una buena Segoviana supera al Numancia B en un partido que se afea en los últimos minutos.

    1

    Numancia B y Gimnástica Segoviana se enfrentaban en un partido donde tan solo tres puntos y dos puestos era la diferencia entre ambos equipos. En el césped se comprobó como esa pequeña diferencia en la tabla era real puesto que las acciones de peligro corrieron a cargo del equipo segoviano. Sin cumplir los diez minutos de partido llegó el primer tanto para los de Abraham García, posterior a la primera ocasión de peligro, un lanzamiento de falta que desvió la barrera local a córner.

    En el minuto nueve Dani Arribas batió por bajo a Gorka, llevando la alegría a los suyos, si bien con toda la calma del mundo pues eran sabedores de que todavía quedaba mucho partido por delante, y es que el propio entrenador calificó este choque como un ‘súper’ partido, el más complicado después del que disputaron sus muchachos en Astorga. Tras el gol el equipo local reaccionó por mediación de Moha, un joven valor al que ya ha puesto sus ojos el técnico del primer equipo Jagoba Arrasate. Pese a las distintas ocasiones que tuvo, la puntería fue lo que impidió que el Numancia B igualara el marcador.

    Comenzó el dominio alterno del balón pero en el 28, un buen disparo de Arribas fue rechazado por el guardameta local Gorka realizando una buen intervención y llevando el susto al banquillo visitante y es que el balón le cayó a Rubén pero su disparo se marchó por encima del larguero por muy poco. La recta final de la primera mitad se hizo un auténtico calvario a los hombres de Alejandro Huerta y es que la sucesión de ocasiones pudieron haber dado como resultado un marcador más abultado al descanso. Arribas fue el jugador que más peligro llevó sin duda, pero además, a falta de un minuto para el descanso, un córner desde la banda derecha fue rematado por Chema pero sin fuerza por lo que las manos de Gorka se hicieron con el esférico.

    MENOS OCASIONES En la reanudación de nuevo el peso del partido lo siguió llevando el equipo visitante, pero sin generar ocasiones gratificantes de gol. Por tal motivo, el entrenador comenzó la rotación típica de cambios para oxigenar el centro del campo y provocar que los hombres de arriba recibieran más balones. Pero el plan no terminó de dar frutos ya que en el 69, Binke lograba igualar el partido rematando a la red un buen pase al pie. Pese al jarro de agua fría, la Segoviana lo siguió intentando de tal forma que el ‘disgusto’ del empate sólo le duró tres minutos. Rubén logró el segundo gol para los suyos, el que en definitiva daría los tres puntos a su equipo. Todavía había por delante treinta minutos o lo que es lo mismo, nervios en los locales por ver cómo se podía ir una buena oportunidad de puntuar ante un rival duro y para la Segoviana, tres puntos vitales de cara a no perder comba con los equipos de arriba.

    Por todo ello comenzaron una serie de duras y feas entradas; los nervios estaban a flor de piel, y además de los jugadores, el entrenador de los visitantes fue amonestado por protestar las distintas decisiones del colegiado burgalés. Aún con ello, iban pasando los minutos y ni el Numancia amedrentaba al portero Facundo, ni los visitantes arriesgaban en exceso subiendo con demasiados efectivos al área rival. Las temporadas anteriores se vieron buenos partidos entre ambos equipos e igual de intensos pero en esta ocasión, la Gimnástica se llevó el gato al agua al sumar tres puntos vitales. Con este resultado, el conjunto azulgrana sigue de cerca al líder, el Astorga.