Un punto a pesar de la precipitación y el portero

    El Segovia Futsal empató a dos goles ante un Melilla que tuvo en su guardameta Yiyo a su jugador más determinante.

    1

    El Segovia Futsal sumó un punto (2-2) ante el Melilla en un partido que dejó en los locales un regusto agridulce, ya que acabaron con la sensación de que podían haberse llevado el triunfo si hubieran tenido más calma, sobre todo en los minutos finales. Además delante tuvieron a un gran portero, que fue el jugador más determinante del partido para el equipo de la ciudad autónoma.

    Los visitantes salieron muy fuertes, y dispusieron de una buena oportunidad en el minuto 2 con un contragolpe de tres para uno, pero el balón acabó siendo despejado por Mordi. Seguidamente, los segovianos respondieron con dos buenas acciones de Iván y de Javi Alonso, que estuvieron muy cerca del gol, pero el portero Yiyo (José Luis Garrido, no el del Club Deportivo La Granja), actuó con acierto en ambas ocasiones.

    Tras los primeros minutos la mayor parte de la posesión correspondió al Segovia Futsal, que probó varias veces los reflejos de Yiyo. El dominio local obligó al técnico melillense a pedir tiempo muerto, lo cual le fue favorable, ya que tras él su equipo dispuso más tiempo del balón.

    El control del encuentro pasó a manos visitantes, que estuvieron a punto de adelantarse en el marcador por medio del disparo de Kiko, bien despejado por Mordi por abajo. Los de David Zamorano no estaban a gusto en un partido con muy poco ritmo y sin apenas ocasiones claras.

    Segovia Futsal despertó con un par de acciones más de ataque, que sirvieron como aperitivo del primer gol local, obra de Castilla al contragolpe, definiendo con un disparo raso y bien colocado. De esta manera, los de casa se iban con ventaja al descanso de un partido poco vistoso para el espectador y con muy poca historia.

    SEGUNDA PARTE

    Los locales comenzaron la segunda parte muy entonados. Nada más empezar dispusieron de una oportunidad al contragolpe, que no acabó en gol por poco. Pero las fuerzas se igualaron pronto, y de nuevo el partido se volvió anodino, solo salvado por alguna acción puntual, como las de Javi Alonso o Jorge Jimeno, cuyos disparos acabaron en las manos del guardameta.

    Seguidamente, los locales disfrutaron de otra ocasión de peligro que avivó el choque, gracias a una buena jugada al primer toque entre Castilla y Jorge Jimeno. Y es que el Segovia era quien estaba mereciendo marcar pero, tras otra ocasión de Castilla a la contra, quien anotó fue el Melilla. Así, en dos minutos los visitantes le dieron la vuelta al marcador por medio de dos buenos goles de Yusef, a la escuadra; y Kiko, tras culminar un contragolpe.

    Estos tantos fueron un duro mazazo para el Segovia Futsal. Pero los de Zamorano no bajaron los brazos, ya que aún quedaba mucha tela que cortar. Además, contaban con la ventaja de que, desde el minuto 29, las faltas que les pitaran a los melillenses serían doble penalti a su favor.

    La insistencia segoviana dio sus frutos, y en el minuto 33 los locales dispusieron de un penalti por mano de Rafita dentro del área, pero Yiyo estuvo muy atento a la hora de despejar el lanzamiento de Javi Alonso. El portero melillense volvió a ser protagonista un minuto después, esta vez deteniendo un doble penalti, también lanzado por Javi Alonso.

    Faltando 4 minutos el mismo Javi Alonso se puso la camiseta de portero-jugador, y al primer ataque un robo del Melilla acabó con un tiro lejano de Dantas al larguero. Pero, en el minuto 38, llegó la recompensa segoviana por medio del gol del empate, con un tiro de Bingyoba que rebotó en Yusef y se coló en la portería. En el último minuto Bingyoba, Javi Alonso y Jimeno tuvieron el tercer gol en sus botas, pero el empate prevaleció.