Un circuito urbano por Vía Roma será el preámbulo a la Vuelta a Segovia

    La ronda segoviana reunirá a los mejores corredores sub - 23 nacionales en su 49 edición, que contará con dos etapas, los días 28 y 29 de junio, y tendrá un presupuesto de 65.000 euros.

    La Vuelta Ciclista a Segovia, el evento deportivo con mayor historia de cuantos se celebran durante las Ferias y Fiestas de San Juan y San Pedro, cumple un año más, 49. Y lo hace cambiando su tradicional formato, en un intento de buscar nuevos atractivos a una prueba por la que, conviene recordarlo, ha pasado lo más granado del pelotón nacional del último medio siglo.

    La concurrencia de la crisis económica con la crisis del ciclismo ha derivado en la desaparición de pruebas ciclistas tan emblemáticas de inicio de verano como el ‘Circuito Montañés’, durante años considerado como el mejor escaparate para las jóvenes promesas españolas. Pero la Vuelta a Segovia ha permanecido a flote en este convulso panorama. “Mantenerse ha sido un mérito”, afirmó ayer el concejal de Deportes, Javier Arranz, en reconocimiento al trabajo realizado por la Unión Ciclista Segoviana, entidad organizadora de la ronda, con José Carlos Valero al frente. La Vuelta a Segovia ha pasado un duro examen, y además con nota alta. Los mejores equipos de categoría sub-23, liberados de otros compromisos antaño obligados en estas fechas, como el Campeonato de España o el ya mencionado ‘Circuito Montañés’ estarán en Segovia. “El nivel de los ciclistas será muy alto”, afirmaba Valero en la presentación de la Vuelta, en un acto que tuvo lugar en Venta Magullo.

    En la programación de la Vuelta llama la atención, por la novedad, la jornada previa, el próximo lunes (20 horas), cuando tenga lugar el llamado “I Memorial José María Heredero”, que no es sino un circuito urbano por Vía Roma. El pelotón —cuatro corredores por equipo— deberá dar vueltas a un corto circuito (desde la Plaza Oriental hasta la rotonda de la calle San Gabriel), siendo en cada una de ellas eliminados dos corredores. El resultado de la carrera no influirá en la Vuelta que, en realidad, será de dos etapas, el martes 28 y el miércoles 29.

    La primera etapa, con salida desde Venta Magullo (17,00 horas), será de 136 kilómetros. Su recorrido pasará por diversos pueblos de la falda de la Sierra —Torrecaballeros, Collado Hermoso ó La Salceda— para, después, ir por Pedraza y La Matilla, desde donde se desviará, para marchar en dirección a Veganzones. Luego, el pelotón visitará Veganzones, Turégano, Aguilafuente, Escalona, Villovela, Valseca y Hontanares, para concluir subiendo la Cuesta de los Hoyos y cruzando la meta en Ezequiel González, en torno a las 20,00 horas.

    La segunda etapa, matutina, tendrá un recorrido de 134,5 kilómetros. Saldrá del Hotel Santana (10,15 horas) para dirigirse a Madrona. Otros pueblos que pasará la serpiente multicolor, integrada por 98 unidades, serán Vegas de Matute, Abades o Garcillán. Y, para finalizar, cinco vueltas al ‘Circuito de La Piedad’, concluyendo frente al bar Atenas sobre las 13,30 horas.

    “Son dos etapas prácticamente llanas, aunque con algún repecho”, explicaba el incombustible Antonio Barrio, esperanzado en que alguno de los nueve segovianos que corren (Jesús Gilmartín, David Almeida, Iago Garay, Jorge Collado, José Antonio de Pablos, Rubén Calle, Alonso Sastre, Mario Arranz o Pablo Ruiz) triunfe.

    Catorce equipos.- Diputación de Ávila – Toshiba, Diputación de León – Deyser Team, Frío Julymar (Valladolid), Bicicletas Salchi (Madrid), Citröen Álvaro Villacañas (Madrid), Camargo-Ferroatlántica (Cantabria), Guerola – Valencia Terra i Mar (Valencia), Mutua Levante – Cafemax (Alicante), Benicassim – Fib Luk (Castellón), UPV Bancaza Bankia (Valencia), KTM Murcia (Murcia), Autronic (Galicia), Seguros Bilbao (Vizcaya) y Cafés Baqué (Vizcaya).