Solo uno puede quedar en pie

Manchester United y Real Madrid lucharán hoy por los cuartos en el ‘Teatro de los Sueños’.

El Real Madrid se enfrenta hoy al Manchester United en la vuelta de octavos de final de la Champions, reforzado tras sus dos cruces con el Barcelona, de cara a mejorar el 1-1 conseguido en la ida en el Bernabéu y en un choque marcado por la vuelta a Old Trafford de Cristiano Ronaldo.

El ‘Teatro de los Sueños’ es territorio talismán para los blancos, con grandes imágenes para el recuerdo como el ‘taconazo’ de Redondo, el gol de Raúl a placer para poner rumbo hacia la octava Copa de Europa, el ‘hat-trick’ de Ronaldo o la correspondiente ovación que le brindó el público en 2003. Ahora, el luso regresa con ganas de convertirse en eterno en un estadio que le vio jugar durante seis temporadas.

CR7 tiene en mente conseguir este año el Balón de Oro y quiere hacerlo a lo grande. Ya lo demostró en el partido de ida, cuando, con un gol antológico de cabeza, puso el empate. Idéntico resultado que llevaban los blancos al Camp Nou en las semifinales de Copa y que sirvió para ganarse con un gran encuentro el pase a la final del torneo del ‘KO’.

Con ese espíritu viajan los ‘merengues’ a Old Trafford. Como decía Özil tras vencer en la Ciudad Condal, ahora se sienten capaces de ganar «en cualquier sitio», pero no lo tendrán nada fácil ante un oponente que viene de golear al Norwich (4-0) en un envite en el que Alex Ferguson no reservó a ninguna de sus estrellas.

No hizo lo mismo Mourinho en un clásico de menor relevancia ante el Barcelona. El técnico, sabiendo que la Liga está casi imposible, dio descanso a sus mejores hombres para evitar una posible lesión y, salvo en la defensa, plagó su once con los menos habituales.

Así, Khedira, Özil y, sobre todo, Cristiano, que disputó algunos minutos, estuvieron el banquillo, pero, pese a esto, el conjunto ‘merengue’ volvió a ganar a su eterno rival para viajar a Manchester rebosantes de optimismo, avalado también por el rendimiento que está ofreciendo últimamente ‘CR7’.

El portugués y el contragolpe son las obsesiones de la defensa de los ‘red devils’. En la ida, por el centro jugaron Ferdinand y Evans, que parecen los mejores situados para repetir. Además, Ferguson no podrá contar con Evans, pieza clave en la contención y esto podría hacer variar su sistema, con la posible entrada de Tom Cleverley.

Una muralla defensiva. Y es que el United sabe que tendrá que mostrarse compacto sin renunciar al ataque para formar una ‘muralla’ delante de David de Gea, protagonista en Madrid con sus acertadas intervenciones.

Donde no debería cambiar Ferguson es en la parte atacante, aunque el escocés ya destacó que dará minutos a Ryan Giggs para que el galés pueda celebrar su partido número 1.000. En el Bernabéu amenazó con Wayne Rooney, más centrado en destruir, y Robin van Persie, a los que rodeó del talento de Kagawa, que ha ganado enteros con su última actuación liguera, y del trabajo de un Welbeck que fue un quebradero de cabeza para la defensa rival.

Por su parte, Mourinho, salvo sorpresa, dispondrá del mismo equipo que hace una semana en el clásico copero del Camp Nou. Xabi Alonso, gozando de continuo descanso por sus molestias en el pubis, volverá a liderar el centro del campo junto a Khedira, Ozil y Di María, mientras que Cristiano busca acompañante, y éste podría ser Higuaín, que no jugó el sábado y que volvería a tener una oportunidad en un gran choque.

Atrás, el francés Raphael Varane parece haberle ganado la partida de forma definitiva a Pepe y formará el centro de la zaga junto a Sergio Ramos con la misión de frenar el poderoso juego aéreo del conjunto local y una más que posible salida impetuosa de un Manchester que quiere ajustar cuentas pendientes.