Sacando el orgullo a pasear

El Viveros Herol Nava le da un repaso al Antequera para colocarse cerca de la permanencia

6

En algún momento tenía que llegar, y llegó. El Viveros Herol Nava jugó el que posiblemente haya sido el mejor encuentro de la temporada (salvando los de la Copa del Rey), y con una defensa muy acertada, y un ataque con las ideas muy claras supo derrotar al Meridiano Antequera, y así ‘vengarse’ de la derrota en la primera vuelta de la competición, superando además el gol average a su oponente de ayer. Que lo mismo no hace falta, pero bueno es asegurarse ese tipo de situaciones por si la competición decide ponerse caprichosa.

Que el equipo de Álvaro Senovilla había dado muestras de su recuperación tras el mal partido en la cancha del Bordils era un hecho pese a que ello no se tradujera en puntos frente a un inalcanzable Bidasoa. Pero en el Fernando Argüelles de Antequera el Viveros Herol sí pudo evidenciar buena parte de esa mejora, comenzando por la portería, con Alberto Miranda aumentando su porcentaje de intervenciones con respecto a encuentros pasados, y bien ayudado por sus compañeros, que no permitieron ataques claros del rival, y continuando por el ataque, con el equipo aprovechando muy bien la ausencia de Yoel Moreno para filtrar los balones a Darío ajo en el pivote.

Pero para conseguir encontrar los espacios cerca de los seis metros, el equipo segoviano necesitaba amenazar desde los nueve, y ayer tuvo la suerte de encontrar a Dani Simón en ese apartado. El lateral navero cuajó un buen partido, y desde el inicio mostró su peligro, con dos goles que obligaron a la defensa local a adelantarse buscando frenar los lanzamientos del joven jugador del Viveros Herol. Ello propició esos espacios necesarios para que Darío pudiera recibir con una cierta comodidad y así conseguir que el Nava amenazara a su oponente desde dos posiciones.

Con el Viveros Herol compitiendo a un nivel como no se había visto prácticamente en toda la temporada fuera de casa, la iniciativa en el marcador correspondió en todo momento a los segovianos. El Antequera aguantó el primer envite, pero la frescura le duró un cuarto de hora, el primero del choque, porque según fue avanzando el partido se vio cada vez más y más impotente. Se nota que el conjunto andaluz está atravesando un momento de dudas en la temporada, y de ello bien que supo aprovecharse el Nava, que se marchó al descanso con cinco goles de renta.

Ni siquiera el comenzar el segundo tiempo con un hombre menos por los dos minutos que recibió Julián Rasero en los últimos compases de la primera mitad le hizo cambiar el paso al conjunto navero, que durante seis minutos secó de manera total toda la producción ofensiva del Antequera, pasando del 12-17 a un 12-21 que directamente cerró el partido a falta de 24 minutos por disputarse.

Otro de los aspectos que decantó el encuentro del lado visitante fue el de las escasas pérdidas de la bola en las acciones ofensivas. Ya fuera porque la defensa local quería cerrar los espacios atrás, o porque los naveros sabían cómo desarbolar la defensa, lo cierto fue que la mayoría de los ataques segovianos terminaron en lanzamientos sobre el marco.

Y en ese apartado destacó la segunda parte de Isma Juárez, que fue el estilete que necesitaba el Viveros Herol para no pasar apuros en el tramo final del encuentro. Con el Antequera desquiciado sobre la cancha, porque sin duda no le había salido el partido que esperaba, una fea acción de Cabrera, que terminó con el jugador local descalificado, quiso poner (sin conseguirlo) algo menos de brillo a una victoria del Viveros Herol Nava que le vuelve a poner a las puertas de la permanencia, pero que sobre todo viene a aumentar la confianza de la plantilla segoviana, que sigue dependiendo de sí misma para evitar el descenso. Con partidos así, el objetivo no es, en absoluto, descabellado.