Ramsés se plantea dejar la dirección deportiva de la Gimnástica Segoviana

    “Estoy mentalmente agotado de tantas decepciones año tras año. No tengo capacidad para hacerlo mejor, y me siento impotente”

    16

    La eliminación de la Gimnástica Segoviana a manos del Jerez en la primera eliminatoria de la fase de ascenso a Segunda División B ha significado todo un palo que va a tardar en asimilar el conjunto azulgrana. Aunque no se dudaba de la capacidad del rival, sí se tenía confianza en que el 1-1 de la ida podría refrendarse en el encuentro de vuelta en un campo de La Albuera que registró la mejor entrada de la temporada, y del que los aficionados bajaron reflejando la decepción en sus rostros.

    Uno de los más decepcionados con lo sucedido era Ramsés Gil, director deportivo del club, que un día después del ‘Jerezazo’ no se había recuperado, ni mucho menos, “porque me da la impresión de que el destino está ya escrito, y de que hagas lo que hagas no vas a poder cambiar nada”.

    Cierto es que determinadas heridas necesitan de un tiempo de olvido para recuperarse, pero las que acumula Ramsés parecen más profundas de lo tristemente habitual, “y es que son veinte años ligado a este club de una u otra manera, y acumulo muchas decepciones. He visto partidos de play off de todos los colores, y éste en concreto me ha producido un bajón muy grande. Veo que no doy con la llave, y me siento impotente. No tengo capacidad para hacer más, ni sé por dónde tirar con los mimbres que tiene el club para hacer un equipo mejor. Lo que nos pasó en la anterior temporada, con la derrota en Algeciras casi al final, fue sangrante. En esta temporada, con un equipo tan extraordinariamente comprometido como el anterior, nos ha pasado lo mismo”.

    El director deportivo de la Segoviana no carga las tintas de la derrota del domingo contra nadie, “porque considero que lo que pasó fue que no nos salió un partido brillante. Pero no creo que el entrenador variara tanto su planteamiento con respecto a lo que ha venido haciendo durante toda la temporada. Lo que pasa es que el Jerez hizo su partido y le salió bien, y nosotros tuvimos una ocasión clarísima para haber empatado, y si lo hubiéramos hecho el partido no se escapa, pero Kike la falló, y lo siento muchísimo por el chaval, porque lo estará pasando fatal. Pero no hay nada que reprochar, ni al entrenador ni a los jugadores”.

    Ramsés quiere pensar que, con el paso de los días, retornará la ilusión por volver a hacer un proyecto ahora que (tristemente) hay tiempo de sobra para hacerlo, “pero no puedo plantearme nada ahora mismo”. El listón queda muy alto “porque poder contar con una plantilla como la que hemos tenido estos dos últimos años ha sido un milagro. Cuando digo que la Segoviana no está entre los diez equipos del grupo octavo que más paga a sus futbolistas no miento. Pero si con 600 euros casi pagamos a cuatro de nuestros jugadores, y los hemos exigido casi como a profesionales…”.

    Salvando el disgusto del domingo, la temporada de la Gimnástica Segoviana ha sido de lo más positiva, y Ramsés así lo confirma, “ya que la directiva ha transmitido una imagen de seriedad y de saber hacer bien las cosas”. El problema sigue siendo económico, y no se puede olvidar que el ascenso de equipos como el Real Ávila o el Unionistas de Salamanca, del que se especula que ya ha mostrado interés por Ayrton, pueden encarecer un mercado en el que la Segoviana no puede competir con dinero, sino con un proyecto deportivo importante, que la directiva confía en que lo siga liderando Ramsés, por más que éste no lo tenga nada claro. Tantas decepciones en junio han acabado pasando factura.